Cuento El hombre de jengibre

- patrocinador -

Buenos días queridos amigos, en el espacio de hoy os dejo con un cuento clásico de Navidad.. Seguro que muchos de vosotros ya lo conocéis, pero los más pequeños puede que no.

jengibre

El hombre de jengibre es un cuento bastante escuchado, por lo menos te sonará. Por ello hoy os lo dejo!

El hombre de jengibre

Érase una vez, una mujer viejecita que vivía en una casita vieja en la cima de una colina, rodeada de huertas doradas, bosques y arroyos. A la vieja le encantaba hornear, y un día de Navidad decidió hacer un hombre de jengibre.

- patrocinador -

Formó la cabeza y el cuerpo, los brazos y las piernas. Agregó pasas jugosas para los ojos y la boca, y una fila en frente para los botones en su chaqueta. Luego puso un caramelo para la nariz. Al fin, lo puso en el horno.

El cuento del hombre de jengibre. Gingerbread man

La cocina se llenó del olor dulce de especias, y cuando el hombre de jingebre estaba crujiente, la vieja abrió la puerta del horno. El hombre de jingebre saltó del horno, y salió corriendo, cantando

– ¡Corre, corre, tan pronto como puedas! No puedes alcanzarme. ¡Soy el hombre de jingebre!

La vieja corrió, pero el hombre de jingebre corrió más rápido. El hombre de jingebre se encontró con un pato que dijo

– ¡Cua, cua! ¡Hueles delicioso! ¡Quiero comerte!

Pero el hombre de jingebre siguió corriendo. El pato lo persiguió balanceándose, pero el hombre de jingebre corrió más rápido.

Como este cuento es bastante largo, he decidido ponerlo en dos post diferentes. Así que seguid leyendo la segunda parte.

Espero que os guste tanto como a mi, recordad la importancia de los cuentos en la vida de los niños y los no tan niños.

Felices fiestas y feliz año nuevo a todos vosotros!

Foto: tiching

- patrocinador -