Decorar con cables luminosos

- patrocinador -

Las cuerdas o cables luminosos son una de las formas más creativas con las que podemos decorar nuestro hogar, tanto en el interior como en el exterior. En realidad, son preferibles para las fachadas o las ventanas. Estamos acostumbrados a utilizar las tradicionales bombillas de pequeño tamaño unidas por un cable; pero la opción de utilizar este otro cable flexible con iluminación en su interior nos permite moldear con él diversas formas y adaptarlo a superficies muy distintas, con un mejor acabado final.

Normalmente, estos cables están fabricados con filamentos de tungsteno o con leds encapsulados en el interior de un tubo de PVC. Podemos encontrarlos fácilmente en las tiendas de decoración, ya sean específicas o no de Navidad, en rollos generalmente de nueve metros. En muchos catálogos se les denomina “mangueras luminosas”; podemos verlos de las dos maneras.

Una de las ventajas de los cables luminosos frente a las luces que usamos habitualmente es su mayor duración: suelen estar preparados para aguantar hasta veinte mil horas seguidas, es decir, que si quisiéramos podríamos tenerlos encendidos durante varios días sin notar desgaste, algo que no nos permiten las bombillas. Eso sí, debemos tener en cuenta que consumirán mucha más electricidad. Cada rollo debe traer claramente indicado en su etiqueta la cantidad de vatios que gasta por metro; y es muy recomendable que hagamos cálculos antes de decidirnos por esta forma de decoración, para no llevarnos disgustos al final de la temporada.

Las ideas para crear motivos navideños con estos cables son muchas y variadas. Podemos utilizarlos para recubrir el borde de una piscina o el marco de las ventanas, por ejemplo. Y también, claro está, dar rienda suelta a nuestra creatividad y componer, gracias a su flexibilidad, figuras e incluso escenas. Bajo estas líneas podéis ver algunos ejemplos. ¡Esperamos que os sirvan para encontrar vuestras propias y originales ideas!

- patrocinador -

- patrocinador -