El Apalpador

- patrocinador -

La presencia de Santa Claus, Papá Noel o San Nicolás es cada vez más frecuente en los hogares de todo el mundo. Esta figura, que hace algunos años era casi desconocida, nos ha llegado del mundo anglosajón y se ha vuelto muy popular, casi tanto como otras tradiciones propias como los Reyes Magos en España o el Niño Jesús en Sudamérica. Sin embargo, existen otros personajes mitológicos que premian a los niños el 25 de diciembre, algunos de ellos localizados en regiones concretas. En muchas de ellas intentan mantener viva esta tradición frente al influjo foráneo. Ya hemos hablado anteriormente, por ejemplo, del Olentzero vasco. Hoy veremos una figura muy parecida, propia del este de Galicia: el Apalpador.

Al igual que el Olentzero, es un carbonero que vive en los montes. Baja de éstos a visitar a los pequeños la noche del 24 de diciembre o la del 31 (en algunas regiones se mantienen ambas fechas), y para determinar si merecen regalos lo que hace es palparles la barriga (de ahí su nombre). Si considera que se han alimentado bien durante el año, les premiará con diversos juguetes y sobre todo con un saco lleno de castañas.

Se piensa que la tradición del Apalpador proviene realmente de una costumbre muy antigua en la que se evaluaba el estado de salud de los niños, al final del año, en lo que se conocía como “noche de palpamiento” (noite de apalpadoiro en gallego). Para motivar a los pequeños a que comieran lo suficiente, adquiriendo la energía necesaria para el trabajo en el campo, se creó al mítico personaje que les premiaría por ello cuando llegara el momento.

Pese a ser bastante desconocido en el resto de España, muchos lugares de Galicia intentan mantener viva esta parte tan entrañable de su cultura. Así, es posible encontrar Apalpadores paseando por las calles o en los comercios durante las fechas navideñas, animando a los niños a portarse bien y escuchando su lista de regalos.

- patrocinador -