El muñeco de nieve

- patrocinador -

Una de las imágenes más conocidas de la Navidad es el muñeco de nieve, al menos en los lugares en los que tradicionalmente suele nevar. Fabricar uno cuando el primer manto blanco cubre las calles es una diversión tanto para pequeños como para mayores, que además se encuentra extendida a lo largo de todo el mundo.

Aunque parece extremadamente simple, lo cierto es que los muñecos de cada zona tienen sus peculiaridades. En el Reino Unido, por ejemplo, lo normal es que estén compuestos por dos grandes bolas de nieve. Sin embargo, en Estados Unidos, y en general en toda América, se colocan tres bolas en lugar de dos. Poner una zanahoria como simpática nariz es común en ambos sitios, así como añadir brazos con ramas. En Japón, además, se le suele colocar como remate un cubo en la cabeza, a modo de sombrero.

Hoy en día, el muñeco de nieve es uno de los motivos que más encontramos en los adornos de Navidad. Encaja en nuestra decoración de cualquier manera: como figura, como colgante en el árbol, como adorno en las puertas… Incluso, como vemos en la imagen bajo estas líneas, para decorar el respaldo de nuestras sillas de forma original y divertida.

O como un original reloj, tal como aparece en esta otra foto.

Con un poco de creatividad, podemos convertir la confección de un muñeco de nieve en una actividad muy diferente, más allá de las formas habituales de hacerlo, con la que pasaremos un buen rato. Podemos idear nuevas figuras, como por ejemplo la de este muñeco Doraemon, cuyo creador, sin duda, tuvo que realizar un arduo trabajo.

- patrocinador -

Y un invitado que no puede faltar a ninguna fiesta… ¡Bob Esponja!

En las próximas navidades, no lo olvidéis: dejad volar vuestra imaginación y dad vida a un muñeco de nieve distinto.

- patrocinador -
  • claudia edith dandre

    hola soy de argentina y quisiera pedirles una ampliacion de los candelabros o candeleros del centro de mesa.me gustaron y no los alcanzo a divisar desde ya muchisimas gracias.me gusta lo que me mandan