El origen de la calabaza de Halloween

- patrocinador -

Ya os hemos mostrado en nuestro blog algunas divertidas ideas para traer a vuestro hogar a la famosa calabaza de Halloween. De aquí a la Noche de Todos los Santos la veremos por doquier, en disfraces, decoración, juguetes, dulces… con su eterna sonrisa burlona e inquietante. Podemos utilizarla como hielera, para introducir velas en su interior… Sin embargo, ¿te has preguntado alguna vez cuándo surgió este icono en nuestra cultura popular?

La leyenda de la calabaza de Halloween se remonta hasta un mito irlandés. El protagonista era un hombre llamado Jack O ´Lantern,  pícaro y tramposo. Según cuenta la historia, cierto día decidió invitar a beber nada menos que al mismísimo Diablo. Como no tenía dinero, convenció con sus artimañas al Diablo para que se convirtiera en una moneda de oro con la que pagar por las bebidas que los dos habían consumido. Sin embargo, aquello no era más que la primera parte de la jugarreta que tenía planeada, ya que, una vez hecho esto, Jack se guardó rápidamente la moneda en el bolsillo impidiendo que aquél recuperara su forma original.

Pasado un tiempo, Jack terminó por liberar al Diablo, pero éste no olvidó lo que le había hecho. Cuando el hombre murió, no pudo entrar en el Cielo por su larga lista de acciones malvadas, como era de esperar… pero tampoco fue admitido en el Infierno, ya que el Diablo se la tenía jurada. Así pues, se vio obligado a errar durante toda la eternidad en las tinieblas suspendidas entre un lugar y otro. El único método que halló para iluminar su camino fue un carbón que el Diablo le había arrojado a la cabeza cuando había intentado entrar en el Infierno… y que metió en una calabaza, que llevó consigo a partir de aquel momento por los siglos de los siglos.

- patrocinador -