Seguro que todos estamos quemadísimos con los típicos villancicos navideños que nos obligan a escuchar año tras año y que al final parecen una verdadera tortura.

Lo bueno de estas cosas es que te acabas acostumbrando y hasta los echas de menos cuando no suenan. No se a ti, pero a mi los villancicos me suenan mejor en otros idiomas, y así me parece menos tintineante en Jingle bells que el Feliz Navidad. Aunque eso si, cualquier villancico suena bien si lo cantan unos niños en tu puerta.

Navidad

A mi me resulta gracioso, y no es que quiera hacerlos pasar mal a los pobres niños, pero hay muchos que en cuanto les abres la puerta te extienden la mano. Yo al menos disimulaba un poco y cantaba, pero al parecer eso no se lleva…ellos extienden la mano y con la otra whatsappean con un móvil tres veces mejor que el mio, pero no quiero entrar en ello.

A lo que voy es que yo al menos les digo que si no me cantan no hay chuches o dinero. Al fin de cuentas, que Raphael cantando villancicos me suene a tortura no significa que unos cuantos niños cantando villancicos me disgusten.

Es por eso que cuando nos llaman a la puerta para pedir el aguinaldo en casa es como si fuera algo importante y salimos todos a la puerta a ver qué sucede. Los pobres enanos alucinan y se van pensando que los vamos a secuestrar para comérnoslos o algo.

A mi madre tampoco le gustan los villancicos, y ella prefiere en vez de cantarlos o ver cómo los cantan por la tele, encender un Papá Noel que se menea y canta Santa Claus is coming to town. Ese es el símbolo de que realmente ha empezado la navidad en mi casa, ¿y tú? ¿cuál es el símbolo de la navidad en tu casa?