La Navidad está cada vez más cerca y, aunque desgraciadamente no va a ser como otros años debido a la pandemia que asola el mundo entero, eso no quiere decir que no podamos disfrutar de algunas tradiciones, como es el escuchar villancicos navideños.

De hecho, solo en esta época del año se escuchan, ya que si lo haces ne otra estación corres el riesgo de que te miren mal, te señalen o te hagan avergonzarte de haber escogido esa canción. Y aunque no te importe, no creemos que en pleno verano te dé por escucharlos.

Índice del artículo

Villancicos famosos en Navidad

Y es que lo cierto es que hay muchos villancicos navideños, pero algunos de ellos son mucho más conocidos que otros, y eso se nota. ¿En qué? Pues que es oír un poco de ellos y, quieras o no, sabes cuál es el ritmo o incluso la letra de la canción. Por eso, aquí vamos a comentar contigo algunos de los más especiales, ¡seguro que acabas cantándolos!

Villancicos navideños: Los peces en el río

Los peces en el río es uno de los villancicos navideños más populares de España, y todo el mundo conoce la letra (o casi) de este, al menos lo que es el estribillo. Lo que quizá no sepas es que a quien va dirigido es a la Virgen María.

Villancicos navideños: Noche de paz

Un villancico más suave y tranquilo, y que gusta a grandes y pequeños. Es además uno de los que te crea un ambiente de calidez y hace que profundice en el alma de todos.

También te puede interesar:
Villancico - 25 de Diciembre

Villancicos navideños: Arre borriquito

Este es uno de los villancicos que más gusta a los pequeños. Y es que tendemos a que, cuando lo cantamos, tenemos a los niños subidos a una rodilla y, claro, hacemos el “trote” con la pierna, de tal manera que vamos variando el ritmo.

En definitiva, a los niños los acabamos por enganchar a ese villancico, aunque no sabemos si porque realmente les guste, o porque lo que les gusta es el hecho de que parece que van a caballo, aunque sea en la pierna de sus padres, familiares…

Villancicos navideños: Ay del chiquirritín

Este, al igual que el anterior, a los niños les encanta, aunque es difícil para ellos cantarlo, sobre todo cuando el ritmo es muy rápido y ni siquiera saben lo que se está diciendo porque no lo llegan a entender.

Villancicos navideños: Hacia Belén va una burra

Parecido al anterior, porque parece empezar muy lento, pero de repente el ritmo sube y baja, lo que les encanta a los más pequeños por eso mismo, porque no es lineal sino que tiene que estar atento para no perderse.

Adeste fideles

Adeste Fideles puede traducirse al español como “Venid, fieles”. Es un villancico que se canta en latín, aunque lo cierto es que también hay una versión en castellano, solo que se conoce mucho menos. Donde más se canta es en Francia, Portugal, Inglaterra y Alemania. Y según parece, su origen es del siglo XVIII.

Villancicos navideños: Blanca Navidad

Blanca Navidad, o White Christmas, su título original, es un villancico escribo por Irving Berlin. Y es tan famoso que ha sido traducido en 25 idiomas, entre ellos el inglés. De hecho, en el vídeo te lo dejamos en español pero merece la pena escucharlo en inglés porque es precioso.

También te puede interesar:
8 Regalos tecnológicos para esta Navidad 2020-2021

We wish you a Merry Christmas

O, en español, “Nosotros le deseamos una Feliz Navidad”. Se trata de un villancico del siglo XVI que viene de Inglaterra y, aunque no se sabe quién lo creó, lo cierto es que es de los más cantados en esta época del año. De hecho, es uno de los más utilizados en las películas navideñas.

Villancicos navideños: Ande, ande, la Marimorena

Otro de los villancicos que más gusta a los niños. Y es que eso de que tenga ritmo y una canción pegadiza, junto con el ritmo, les pierde. Por eso, es habitual que se cante en Navidad.

Su origen no se sabe a ciencia cierta, pero según se dice, en el siglo XVIII, concretamente en 1702, hubo una ceremonia religiosa en el convento de San Francisco, en Madrid. El problema es que el ruido que había fuera hizo que tuvieran que suspenderlo. Y es que una mujer, llamada María, ‘la morena’, se lió a zambombas y a cánticos interrumpiendo.

Villancicos navideños: 25 de diciembre

¡Fum, fum, fum! Seguro que cuando has leído los de 25 de diciembre te ha salido sin siquiera quererlo. Y es que es algo habitual en Navidad cantar este villancico, sobre todo con niños en casa.

Además, hablamos de un villancico español. Donde más se canta es en Baleares, Cataluña y Valencia, aunque en realidad puedes fácilmente escucharlo en cualquier otra ciudad española.

¿Y por qué fum y no fun (de divertido, en inglés)? Pues porque fum hace referencia a “humo”, que es como se le dice en catalán. Su origen nos hace volver al siglo XVI o XVII, porque a ciencia cierta no se sabe cuándo surgió este villancico.