Los adornos que todo el mundo utiliza para estas fechas proceden del siglo XVIII y en su origen eran de vidrio, ya que los primeros en utilizarlos fueron los artesanos que trabajaban este material en Bohemia, por lo que no cabe duda que tendrían que ser buenos.

Todos los que utilizamos están referidos a la Natividad de Cristo, y vamos a intentar explicar uno a uno su origen y significado.

El primero que vamos a tratar son las Coronas Navideñas, que son signos de dignidad y poder.

La forma redonda de estas coronas en los paises del Norte de Europa, significa también la eternidad y el color verde la misma lo interpretan como un signo de luz y de vida. Este tipo de adornos se suele utilizar en las entradas de las casas.

Otro símbolo muy utilizado en estas fechas son las figuras de ángeles que representa a los mensajeros entre la tierra y el cielo. De hecho, fue un ángel quien anunció el nacimiento de Jesús a los pastores. Tampoco podemos imaginarnos un belén sin su figura de ángel encima del portal.

Seguimos por la Estrella, que fue la que marcó el camino a los Reyes Magos desde Oriente hasta el pesebre. Este adorno simboliza la esperanza hacia una vida mejor.

El uso de velas o faroles en algunas entradas de casas durante estas fechas hace conmemorar la forma en que la Virgen María dio a luz a Jesús, ya que fue en un pesebre sin luz alguna. En otros sitios, las velas se utilizan para ahuyentar a los malos espíritus. También el uso de Campanas tiene un uso similar al de las velas, ya que se interpreta que su uso es para echar a los malos espiritus que nos pueden rodear.

El siguiente adorno del que vamos hablar es el muérdago, que procede de la cultura Celta y que consideraban que era una planta mágica y que te defendía de todo el mal y enfermedades. Hoy en día, se coloca en las puertas, y la tradición dice que si te encuentras con la persona amada debajo de una rama de muerdago, deberás de darle un beso para que el amor sea eterno.