La Navidad ya llega a su fin. Oficialmente, hoy es el último día para muchos hogares (otros tienen un poco más de suerte y lo alargan a mañana), sin embargo, los adornos navideños en muchas casas se quitan este día, después de coger todos los regalos que los Reyes Magos han dejado bajo el árbol.

El problema es que, a veces, se guardan de malas formas y, al año siguiente, no están en buen estado. Para que eso no ocurra, nos hemos propuesto darte algunas ideas para que sepas cómo guardarlos para reutilizarlos el año que viene (que no está la cosa para gastar mucho).

Índice del artículo

Adornos de Navidad: Cómo guardarlos hasta la próxima

adornos navidad

Muchos adornos de Navidad suelen tener varios años en la familia. De hecho, algunos son antiguos y muy frágiles, y lo que menos quieras es que, por algún motivo, la caja donde los guardes se caiga y lo que haya en su interior se rompa. ¿A que no? Pues para eso, aquí van algunos tips para ayudarte.

Lo más frágil, bien envuelto

Para envolver los adornos navideños frágiles nada mejor como las burbujas. De esa manera, si se cae la caja, o el propio adorno, las burbujas lo protegerán para que no le pase nada. Eso sí, tampoco es recomendable poner lo que puede romperse ni al final de la caja ni al principio.

¿Dónde entonces? En medio. De esa manera, también tendrá un extra de protección porque, por un lado, vas a tener por arriba y por abajo cosas que ayudarán a amortiguar la caída y la vibración que podría romperlo.

También te puede interesar:
Estantería para libros y árbol de Navidad, dos en uno

Las lágrimas, en papel de periódico

Las lágrimas son esas pequeñas tiras doradas o plateadas que se colocan por el árbol para decorarlo. Son tiras finitas que parecen una lluvia de color en el árbol. Si bien ya no son tan utilizadas, aún hay personas que las tienen. Y eso es lo que te proponemos.

Para guardarlo, lo mejor es usar papel de periódico porque podrás tenerlo estirado y guardarlo sin miedo a que se haga una maraña y cuando lo saques el año que viene al final no te sirva de nada porque no se podrá utilizar.

Las boas navideñas entre los adornos de Navidad que más se pueden romper

Imagina que este año has comprado una boa navideña preciosa. Es grande, es ancha y te encanta el tacto y los colores. Y coges y la guardas en la caja de Navidad.

Sin embargo, cuando la sacas al año siguiente, descubres que ha perdido color, que ya su textura no es tan suave… ¿Qué ha pasado? Pues que el polvo, aunque no lo creas, también le afecta. Por eso, en esta ocasión es mejor que la envuelvas en papel de seda (blanco mejor) y después la enrolles y la guardes en una bolsa de plástico o de papel. ¿Por qué? Pues porque es la manera de que se conserve fácilmente y que además te dure por muchos años.

adornos navidad

El árbol de Navidad

Hoy día en muchos hogares el árbol de Navidad suele ser artificial. Así que a la hora de guardarlo nada como meterlo en la caja donde venía. Pero a veces, esa caja no es lo suficientemente grande para el árbol (bien porque las ramas ya no se pliegan como antes, porque la caja se ha roto…).

También te puede interesar:
Cortylandia 2010, actividades del Corte Inglés

¿Qué hacer entonces? Hazte con una caja más grande o con bolsas grandes para meter las partes de ese árbol. De esa manera, lo tendrás todo bien organizado, sobre todo para que no se falte alguna pieza al año siguiente y no puedas montar el árbol navideño.

Los adornos de Navidad más pequeños

En el árbol tenemos adornos que pueden ser pequeños, como un Papá Noel, el niño Jesús, un ángel… Todos esos adornos, si los echas sin más a la caja, se pueden deteriorar o romper. Por eso, te recomendamos que, a la hora de guardarlos, uses una caja pequeña o un almacenamiento similar para evitar esto.

Por ejemplo, puede ser una caja de galletas, o una simple de cartón más pequeña. Si es esto último, intenta forrarla con burbujas para proteger todo lo que metas en su interior.

Adornos con purpurina

adornos navidad

¿Tienes adornos con purpurina? Pues mucho ojo, porque con el paso del tiempo se les cae, y si los guardas junto a otros adornos, puedes encontrarte con que estos se manchen y entonces no te sirva ni uno ni otro.

¿Qué hay que hacer entonces? Pues los que lleven purpurina, brillantina… es mucho mejor que los guardes por separado en una bolsa de tela o bien en una de plástico o papel de periódico. Pero solo. De esa manera, cuando lo saques podrás comprobar si está bien o tienes que desecharlo.

Adornos de galletas

¿Te queda algún adorno casero que has hecho de galletas? Pues esos adornos de Navidad me temo que no se pueden guardar, sobre todo porque pueden hacer que acudan bichitos indeseables. Lo mejor es, si se puede comer, que lo hagas. Y si no, pues no hay más remedio que tirarlo a la basura.