Una manera realmente original de decorar cualquier mesa en Navidad es introducir en ella un árbol de Navidad. La idea es atractiva, original y además tiene mucho encanto. Claro que, será necesario seguir algunas pautas para que ese bonito elemento decorativo no se convierta en un elemento incómodo en la mesa, te damos las claves a continuación.

árbol en la mesa

En este caso, una mesa además de estéticamente atractiva -especialmente en Navidad-, debe ser una mesa cómoda.
¿Es posible lograr una decoración cómoda con un árbol en la mesa? La respuesta es sí. Sí, si se tiene en cuenta que:

  • El árbol debe contar con unas dimensiones adecuadas. No sería lógico que los comensales no se puedan ver o que no puedan acceder a los diferentes elementos que se encuentran en la mesa con cierta facilidad.
    Una opción perfecta sería un árbol con un tronco o base alta que permita que todo el espacio quede libre al menos hasta la altura de la vista.
  • Una vez controladas las dimensiones del árbol, aplicar el clásico refrán que dice que ”menos es más”. Lo ideal es apostar por un árbol ligero que además cuente con elementos decorativos de una única forma y a ser posible en un sólo color. De esta manera se logra una decoración un tanto minimalista y ligera que evita recargar la mesa y el ambiente en general.

Si finalmente decides apostar por esta idea, teniendo en cuenta los dos aspectos anteriores lograrás una decoración adecuada, armónica, con encanto y sobre todo muy original.

¿Te animas a introducir un árbol en tu mesa?