Ojala pudiésemos meter el espíritu de navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año.

Autor: Harlan Miller

También te puede interesar:
Tu cesta de Navidad más barata