Seguramente estas Navidades cantes algunos villancicos rodeado/a de tus seres más queridos. Y es que no hay nada más navideño, que reunirse en familia y cantar unos bonitos villancicos todos juntos. Es algo muy típico y simbólico de estas fechas navideñas y que no se debería perder a pesar del paso de los años y de las nuevas tecnologías.

Si quieres saber cuáles son los villancicos más populares y que más se cantarán en estas fechas, pon mucha atención porque a continuación te los digo, para que los cantes y los disfrutes junto a toda tu familia durante estas Navidades.

Campana sobre campana

Poco se sabe de los orígenes de esta bonita canción de Navidad aunque muchos afirman que tiene su origen en Andalucía a principios del siglo XX. Con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los más internacionales siendo traducido a muchos idiomas.

Campana sobre campana,
y sobre campana una,
asómate a la ventana,
verás al Niño en la cuna.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Recogido tu rebaño
¿a dónde vas pastorcillo?
Voy a llevar al portal
requesón, manteca y vino.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana,
y sobre campana dos,
asómate a esa ventana,
porque está naciendo Dios.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana,
y sobre campana tres,
en una Cruz a esta hora,
el Niño va a padecer.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Los peces en el río

¿Quién no ha cantado alguna vez este famoso villancico popular? Es uno de los más conocidos pero poco se sabe de él, aunque se empezó a popularizar durante la segunda mitad del siglo XX. Según los expertos, este villancico podría tener influencias árabes debido a su tonalidad y la estructura de sus estrofas. Un villancico dedicado a la Virgen María que no puede faltar en cualquier hogar.

La Virgen está lavando
y tendiendo en el romero,
los pajarillos cantando,
y el romero floreciendo.

Pero mira como beben
los peces en el río,
pero mira como beben
por ver al Dios nacido.
Beben y beben y vuelven a beber,
los peces en el río
por ver a Dios nacer.

La Virgen se está peinando
entre cortina y cortina,
sus cabellos son de oro,
el peine de plata fina.

Pero mira como beben
los peces en el río,
pero mira como beben
por ver al Dios nacido.
Beben y beben y vuelven a beber,
los peces en el río
por ver a Dios nacer.

La Virgen va caminando
por entre aquellas palmeras,
el Niño mira en sus ojos,
el color de la vereda.

Pero mira como beben
los peces en el río,
pero mira como beben
por ver al Dios nacido.
Beben y beben y vuelven a beber,
los peces en el río
por ver a Dios nacer.

También te puede interesar:
Los villancicos en español más famosos

El tamborilero

Cuando hablamos del villancico El Tamborilero, a todo el mundo se nos viene a la cabeza la interpretación del gran Raphael. Su letra relata la historia de un niño que se gana la vida con un tambor y que, no teniendo nada con que obsequiar a Jesús, decide darle una serenata con su instrumento como prueba de amor.

El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió.
Los pastorcillos quieren ver a su Rey,
le traen regalos en su humilde zurrón
al Redentor, al Redentor.

Yo quisiera poner a tu pies
algún presente que te agrade Señor,
mas Tú ya sabes que soy pobre también,
y no poseo más que un viejo tambor.
(rom pom pom pom, rom pom pom pom)
¡En tu honor frente al portal tocaré
con mi tambor !

El camino que lleva a Belén
voy marcando con mi viejo tambor,
nada hay mejor que yo pueda ofrecer,
su ronco acento es un canto de amor
al Redentor, al Redentor.

Cuando Dios me vió tocando ante El me sonrió.

Noche de paz

Dentro de los villancicos populares, también nos encontramos algunos que han sido importados de otros países. Es el caso del famoso Noche de Paz, un villancico compuesto en alemán y cuya letra corresponde al sacerdote austriaco Joseph Mohr. Con el paso del tiempo, fue adaptado a otros idiomas, entro otros el español.

Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor.
Entre sus astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niñito Jesús
Brilla la estrella de paz
Brilla la estrella de paz

Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor
Sólo velan en la oscuridad
Los pastores que en el campo están;
Y la estrella de Belén
Y la estrella de Belén

Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor;
sobre el santo niño Jesús
Una estrella esparce su luz,
Brilla sobre el Rey
Brilla sobre el Rey.

Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor
Fieles velando allí en Belén
Los pastores, la madre también.
Y la estrella de paz
Y la estrella de paz.

Ande la Marimorena

Se trata de uno de los villancicos más populares. Su origen no está muy claro pero se especula que su primera versión puede datar 1702. Se cuenta que durante una ceremonia religiosa en el convento de San Francisco, fue interrumpida por zambombas y tambores. Se supone que entre ese grupo se encontraba María Morena.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

En el portal de Belén hay estrellas, sol y luna
la Virgen y San José, y el Niño que está en la cuna.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

También te puede interesar:
Joy to the world

Y si quieres comprar pan más blanco que la azucena
en el portal de Belén la Virgen es panadera.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

Un pastor comiendo sopas en el aire divisó
un ángel que le decía ha nacido el Redentor.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

De Oriente salen tres Reyes para adorar al Dios Niño
una estrella les guiaba para seguir el camino.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

A esta puerta hemos llegado
cuatrocientos en cuadrilla
si quieres que nos sentemos
saca cuatrocientas sillas.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

Saca una para mi
y otra “pa” mi compañero
y los que vengan detrás
que se sienten en el suelo.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

En el portal de Belén
han entrado los ratones
y al bueno de San José
le han roido los calzones.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

En el Portal de Belén hay un hombre haciendo gachas
con la cuchara en la mano repartiendo a las muchachas.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

Una estrella se ha perdido y en el cielo no aparece,
se ha metido en el Portal y en Su rostro resplandece.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

En el Portal de Belén hacen Luna los pastores
para calentar al niño que ha nacido entre las flores.

Ande, ande, ande La Marimorena
Ande, ande, ande que es la Nochebuena.

Ay del chiquirritín

Uno de los villancicos de Navidad más pegadizos, además de ser muy animado y divertido. La canción nos cuenta como estaba el niño Jesús cuando nació. Una descripción del alumbramiento de María en el pesebre.

Ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
queridito del alma.

Por debajo del arco
del portalito,
se descubre a María,
José y el Niño.

Ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
queridito del alma.

Entre un buey y una mula
Dios ha nacido,
y en un pobre pesebre
le han recogido.

Ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
queridito del alma.

No me mires airado,
hijito mío;
mírame con los ojos
que yo te miro.

Ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín, Chiquirriquitín,
queridito del alma.

Estos son algunos de los villancicos que seguro se cantarán en Nochebuena o en Navidad en muchas de las casas de nuestro país. Algo muy bonito y familiar y que seguirá perdurando a lo largo del tiempo. Espero que te animes y los cantes con un gran espíritu navideño.