Un nuevo record de concentración de gente se dió lugar en la conocida “milla festiva” para recibir el año 2008. En total fueron mas de un millón de personas las que se congregaron entre la Puerta de Brandeburgo y sus aledaños, en la ciudad de Berlín.

Este año ha sido el año mas tranquilo de todas las concentraciones que se llevan a cabo en ese sitio por parte de los alemanes cuando llega el fin de año y se espera la llegada del nuevo.

Apenas hubo 7 heridos leves y un centenar de asistencias por parte de los servicios sanitarios. La mayor parte de estas asistencias fueron causadas por el alcohol que habían ingerido las personas.

Velaron por la seguridad de las personas mas de un millar de policías, 500 guardas de seguridad privada, 1300 bomberos y 150 v0luntarios de la cruz roja.

En la “milla festiva” se estaba prohibido entrar con material pirotecnico y con botellas de cristal. Cada uno de los asistentes fue sometido a un registro por los guadias allí presentes.

La “milla” desde la caída del Muro de Berlín está consolidada como el mayor “fiestódromo” de Alemania y uno de los mas importantes del continente.