Navidad en Polonia

- patrocinador -

La Navidad en Polonia tiene un encanto especial; al fin y al cabo, en regiones como ésta, donde la nieve acompaña desde los primeros días del invierno, es fácil contemplar estampas tradicionales de tejados blancos y muñecos de nieve, que tantas veces hemos visto en ilustraciones o películas. El nombre que recibe la festividad en polaco es Boże Narodzenie. Se trata de una época familiar, tanto para los hogares cristianos como para las que no lo son, donde es habitual que se recorran largas distancias para volver a ver a los seres queridos, separados de nosotros durante el año.

El 24 de diciembre es la noche de la cena más importante. No sólo tiene su significado dentro de la tradición cristiana, sino que suele decirse que se celebra como homenaje a la primera estrella de la noche (en polaco se refieren a ella como “estrellita” o gwiazdka). Además de los platos habituales, al término de la cena se reparte una oblea similar a una hostia, llamada oplatek. Se le entrega, incluso, a los animales de la casa, que durante ese día especial están, más que nunca, en comunión con los humanos. Es costumbre representar la hospitalidad propia de la Navidad dejando una silla y un plato vacío en la mesa, que podrían ser ocupados por un hipotético peregrino.

Los regalos se reparten también en esa noche (no a la mañana siguiente, como es costumbre entre nosotros). Después de ello muchas personas marchan a la misa del gallo (pasterka). Los más jóvenes, ataviados con disfraces, recorren las casas cantando villancicos y recogiendo aguinaldos en forma de dulces o juguetes. 

 El árbol de Navidad o choinka, y el nacimiento o szopka, también forman parte de la decoración navideña de los hogares. Como detalle curioso, muchos de los portales de Belén incluyen títeres, con los que es habitual representar escenas de la Biblia.

- patrocinador -