Poemas navideños

La canción del niño Jesús

Si la palmera pudiera volverse tan niña, niña, como cuando era una niña con cintura de pulsera. Para que el Niño la viera… si la palmera tuviera las patas del borriquillo, las alas de Gabrielillo. Para cuando el Niño quiera, correr, volar a su vera… si la palmera supiera que sus palmas algún día… Si la palmera supiera por qué

Navidad Gitana

La Navidad gitana, tiene aire de llanto y grito de campana. Sin pesebre ni establo, pero con churumbeles, con hambre y esperanza. Sus manos cabrilean por todas las esquinas, donde pasan las gentes que apenas si les miran. Una virgen gitana hay para cada esquina, y un niño que bien pudo ser Jesús, arropado en el suelo en la única

Elegía de Navidad

Mis hijos, a coro, ¡quién lo iba a creer! cantan villancicos en correcto inglés. Guitarras eléctricas y musicasettes, entre luces tibias, mis hijos ¡qué bien! bailan locamente un ritmo ye-yé. Reconciliadora, pasa mi mujer, mientras va envolviendo de plata y papel castillos y grutas de corcho, un rabel, serrín de colores, la orcita de miel y mis figuritas de barro

Mi regalo

Ahora ha llegado el momento de que abras tu regalo. Los regalos de vidrio y hojalata duran sólo un día y luego desaparecen. Yo tengo un regalo mucho mejor para ti. Es un anillo que quiero que lleves. Brilla con una luz especial y nadie te lo puede quitar, tampoco puede ser destruído. Tú eres la única persona en el

Balada de la triste Navidad

En la casa de una pobre mujer, solloza un niño, mientras todos gozan la navidad. Padeciendo su miseria sin parar la madre llora, por el hijo enfermo que dice en su dolor: ¡Oh, mamita! ¿por qué no vienen los Reyes Magos aquí? en la casa del niño rico muchos juguetes dejaron. ¡Oh, mamita! ¿por qué nosotros nunca podemos reír? en

Poema: Nochebuena

Pastores y pastoras, abierto está el edén. ¿No oís voces sonoras? Jesús nació en Belén. La luz del cielo baja, el Cristo nació ya, y en un nido de paja cual pajarillo está. El niño está friolento. ¡Oh noble buey, arropa con tu aliento al Niño Rey! Los cantos y los vuelos invaden la extensión, y están de fiesta cielos

A la virgen de Navidad

La olvidada campana de la estrella toca la hora del Amor, y el viento dispersa en las tinieblas el lamento de los cautivos y la Paz lo sella. Porque eres Madre, siendo aún Doncella, y el río de tu leche es ya sustento; porque duerme el Señor bajo tu aliento, heno de tu campiña en la gamilla: En la Noche

Mi ángel de la Palma

Palma Porque te reverencian los árboles, el viento y el cielo, mi alma está quieta y se deja llevar… Se engalana su presencia en las sagradas Escrituras, se trenzan sus hojas en las tierras de Egipto y del mundo.

El niño ha nacido

El niño ha nacido con estrella, para salvarnos del mal El ha venido a vestirse con túnicas y sedas y borrar con su dolor nuestros olvidos. El niño está dormido, y sueña con hombres que se amen, con la paz y la gloria entre sus hijos. Hoy es ángel entre sus padres protegido. Escoltado por los Reyes que de lejos

Romance del nacimiento

Ya que era llegado el tiempo en que de nacer había, así como desposado de su tálamo salía, abrazado con su esposa, que en sus brazos la traía, al cual la graciosa Madre en su pesebre ponía, entre unos animales que a la sazón allí había, los hombres decían cantares, los ángeles melodía, festejando el desposorio que entre tales dos

Últimos artículos

Ir arriba