Según estudios teológicos, científicos e históricos, la Navidad celebrada este año fue la del  año 2013. Esto no es nada malo, y no empaña el nacimiento histórico de la figura de Jesús.

Según expertos de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, el baile de años que se dio en lo tocante al momento en el que nació Jesús en Belén fue debido a un cálculo no exacto realizado en el año 556 por el monje Dionisio el Exiguo, que situó el nacimiento de Jesús en Belén, como centro de la historia de la humanidad.

Con los datos de que entonces disponía, este monje colocó el nacimiento en el año 753 desde la fundación de la ciudad de Roma y señaló el año 754 como el primero de la era cristiana. Este cómputo, aunque retrasa en algunos años el gran acontecimiento, es el que sigue hoy estando en vigor.

Por los Evangelios sabemos que Jesús nació en los años en los que reinaba Herodes, y por el historiador Flavio Josefo sabemos que este murió en el año 750 desde la fundación de Roma, por lo tanto debemos de adelantar el nacimiento de Cristo cuatro años respecto a la fecha que indicó el monje Dionisio el Exiguo.

Por otro lado, sabemos que Herodes no murió poco tiempo después de que Jesús naciera, ya que durante seis meses estuvo ausente a causa de una enfermedad, por lo que esto significa que como mínimo, Jesús tuvo que nacer seis meses antes de la muerte de Herodes.

También hay que tener presente que Herodes fue el que ordenó la matanza de los niños que tuvieran menos de dos años, por lo que podemos pensar que por esas fechas Jesús podría tener cerca de un año, ya que Herodes quería meter a Jesús en esa matanza. Por esto hay que adelantar otro año mas a la que dijo el monje Dionisio.

Sumando los cuatro años de error a la hora de situar el comienzo de la era cristiana respecto a la fundación de Roma, los seis meses de enfermedad de Herodes y el año que pudiera tener Jesús cuando se produjo la muerte de los niños inocentes, nos da que hay que adelantar la fecha de nacimiento unos seis años, por lo que probablemente nació en el año 748 desde la fundación de Roma, que traducido nos da el año 2013.