Supersticiones y creencias navideñas

- patrocinador -

La Navidad es una época que tradicionalmente se presta a las supersticiones, a los ritos con los que queremos invocar la buena fortuna para el año que comienza. Aunque no seamos especialmente propensos a este tipo de creencias… ¿quién no ha llevado a cabo alguno, en alguna ocasión… “por lo que pueda pasar”?

Hoy os vamos a contar algunas de las más curiosas, por si queréis aplicarlas este año. Tanto si creéis en ellas como si no, ¡puede ser divertido!

Comenzamos con la mesa. Se dice que lo mejor es que haya un número par de comensales, ya que uno impar trae mala suerte. Esto puede ser un problema, claro, ya que no vamos a dejar a nadie sin invitar… Colocar un pequeño cuenco o tetera con miel en el centro, y escamas de pez bajo los platos, trae buena fortuna. Nunca hay que tener la puerta de salida de casa a nuestra espalda en la cena de Navidad (otro aspecto un tanto problemático si la mesa no puede moverse…), y al terminar todos debemos levantarnos al mismo tiempo. Si alguien se queda con  hambre y lo manifiesta… es una señal de mala suerte. ¡Avisados quedáis, no digáis nada si es así!

Si hacemos pudding de Navidad, una creencia dicta que podemos pedir un deseo ante él antes de empezar a comerlo, y se hará realidad. Asimismo, comer una manzana durante la Nochebuena nos otorgará una salud de hierro para el próximo año.

- patrocinador -

También suele decirse que trae buena suerte llevar zapatos nuevos en el día de Navidad; en Inglaterra, incluso, es costumbre regalarlos precisamente en dicha fecha. En Grecia, se suele quemar los zapatos viejos que han sido utilizados durante el año como una forma de prevenir la mala fortuna en el venidero.

¿Qué os parecen estos ritos? ¿Pondréis alguno en práctica este año?

- patrocinador -