Todos sabemos que en España la tradición es tomar las tradicionales 12 uvas con las 12 últimas campanadas del año. Una tradición que la gran mayoría de los españoles seguimos esperando que con ello el nuevo año nos traiga suerte.

 año nuevo

La de las uvas es una tradición española. Sin embargo en muchos otros lugares del mundo cuentan con otras tradiciones no menos curiosas a la hora de despedir el año:

En países como Ecuador o Colombia, para despedir el año realizan un monigote utilizando ropas viejas, cartón y papel, relleno de paja. El monigote representa el año que termina y a la medianoche del 31 de Diciembre lo queman con el fin de alejar así las energías negativas del año que termina.
En Alemania, reciben el año nuevo brindando por San Silvestre y quemando fuegos artificiales. Así es como alejan los alemanes los malos espíritus.
En Dinamarca el año se recibe tirando y rompiendo platos. Los daneses aprovechan la llegada del nuevo año para demostrar cuánta gente les aprecia… Y claro, cuantos más platos rompas, más invitados habrá en la celebración y por consiguiente más gente les quiere.
En algunas regiones de Escocia se celebra la llegada del año nuevo prendiendo fuego a un barril y haciéndolo rodar por las calles, según los escoceses ello permite la entrada del nuevo año.
En Australia el nuevo año se recibe con ruido. Cuando llega la media noche bocinas, silbidos, campanadas, palmadas… invaden Australia. No importa con qué, lo importante es que hagas ruido.

Como ves, tradiciones hay muchas, aunque todas coinciden en una cosa: la llegada del año nuevo es motivo de celebración.