Llegan esos momentos de reuniones familiares, de largas comilonas, de regalos y emoción… Pero también los días con los niños en casa sin mucho que hacer. ¿Por qué no aprovechar para disfrutar jugando? Para estos días te proponemos un plan: hacer una pandereta con materiales reciclados para que los ‘peques’ de la casa sean el centro de atención de los días principales de esta Navidad 2020.

Pandereta de NavidadSe trata de una manualidad sencilla con la que estarán entretenidos, pasaréis tiempo juntos y conseguirán una pandereta con la que deleitar a la familia con unos divertidos villancicos. Hacer una pandereta de Navidad con materiales reciclados es absolutamente sencillo y solo hay que seguir unos simples pasos.

Índice del artículo

Paso a paso: los materiales

¡Tranquila! Para hacer esta manualidad navideña no vas a necesitar maderas, sierras ni nada por el estilo. Es una actividad cien por cien pensada para los más pequeños de la casa que, con tu ayuda, verán cómo entre sus manos comienza a surgir un instrumento musical.

Solamente necesitaremos un cartón grueso —quizá los reyes del año anterior trajeron algún regalo en ese tipo de caja y puedas reutilizarlo—, chapas de botellas de refresco, varios alambres de los que se utilizan para cerrar la bolsa de pan de molde, pintura acrílica y pegamento. No olvides un cúter, que manipularás tú por seguridad.

Para darle un toque de gracia, hemos elegido rotuladores de 3d para decorar, pero tú puedes utilizar purpurina u otras cosas que se ocurran.

El proceso: cómo hacer una pandereta

Elaborar esta pandereta de Navidad es absolutamente sencillo. En primer lugar cortaremos una tira larga de la caja de cartón de al menos 40 centímetros por 5 o 6 de ancho.

También te puede interesar:
Villancico: Gloria in Excelsis Deo

Una vez tengáis la tira, realizarás ventanitas cuadradas con el cúter. Ese será el lugar donde irán las chapas, así que debes medirlas y hacer el hueco en relación con el tamaño de estas.

Mientras tanto, los verdaderos protagonistas de esta manualidad pueden ir pintando las chapas de sus colores favoritos. Previamente les habremos hecho un agujero en el centro a todas ellas con un clavo y un martillo.

Pegarás las puntas de la tira de cartón que has elaborado con un pegamento fuerte. En ese momento, los jóvenes ayudantes pueden pintar la estructura de la pandereta.

Una vez secas las chapas y la pieza de cartón, toca llevar a cabo el montaje. Ataremos dos chapas con un segmento del alambre de pan de molde y este, a su vez, a la ventanita que hemos realizado previamente con el cúter.

¡Ya está! Ahora se puede dejar volar la imaginación y adornar todavía más nuestra pandereta con purpurina o, como te hemos indicado, con unos rotuladores de 3d, que son prácticamente cosa de magia y volverán locos a tus hijos.

Pasar tiempo de calidad con los hijos es un regalo que te harás a ti misma, y los días de Navidad son ideales. Con estas instrucciones sobre cómo hacer una pandereta de Navidad con productos reciclados os divertiréis y verás cómo tus pequeños disfrutan del momento como nunca.