Calendarios de navidad

Cuanto más se acerca la Navidad, más importante es empezar a pensar cómo vamos a felicitar las fiestas a nuestros seres queridos, ya sean amigos o familiares.

Hacer tus propias felicitaciones de Navidad es una buena manera de mostrar a tus seres queridos tu cariño y buenos deseos. Al ser un regalo muy personal, es importante dedicar tiempo a pensar qué tipo de felicitación queremos enviar.
Una buena idea es aprovechar los materiales que tenemos en casa para hacer felicitaciones de Navidad únicas. Existen dos métodos para hacer tus propias postales:

– Hacer un diseño individual y personalizado para cada diferente destinatario

– Distribuir el mismo diseño personalizado a todos tus destinatarios

Ambas opciones son muy apropiadas para hacer llegar tus mejores deseos en una época tan señalada como es la Navidad. A su vez, ambas cuentan con ventajas y desventajas.

La primera idea es la más adecuada si se desea mandar una felicitación personalizada y única, pero puede ser difícil de llevar a cabo. Contar con ideas suficientes para todos nuestros destinatarios y encontrar los materiales necesarios no siempre es una tarea fácil. Sin embrago, es una manera ideal para animar a sus niños a ser creativo y asegurarles horas de diversión.

Calendarios de navidad personalizados

El muñeco de nieve: Para hacer esta felicitación de Navidad dobla la cartulina por la mitad (en caso de que quieras hacer una postal doblada) y dibuja un muñeco de nieve en la parte frontal. No olvides ningún detalle: palos por brazos, zanahoria por nariz, ojos, botones, boca bufanda y gorro.

Una vez el dibujo este definido despedaza un trozo de algodón y pégalo con cuidado en la superficie que representa el cuerpo del muñeco, es decir, las dos bolas de nieve. La textura del algodón creará el efecto de que el muñeco está hecho con “nieve” real. También se pueden aprovechar un trozo de tela para hacer la bufanda.

Esta felicitación de Navidad hecha a mano es especialmente recomendada para todos aquellos que tengan niños. Al ser muy fácil de hacer los más pequeños de la casa disfrutaran en grande con esta manualidad.

La segunda idea es mas fácil y adaptable, además de más rentable. Al hacer todas las felicitaciones iguales se pueden comprar los materiales al por mayor, lo cual bajará el coste total. Incluso puedes idear tu propia felicitación con foto, incluyendo una imagen familiar ambientada en la Navidad.

A pesar del método que elijas, incluso si finalmente decides enviar felicitaciones algo más comerciales comprándolas en una tienda, es importante recordar que lo más valioso de las felicitaciones de Navidad es el mensaje que se escribe en ellas. Siempre que sea posible dedica unos minutos en pensar qué es lo que quieres decir al destinatario de la postal en tan entrañable época del año.

Fuente Imágenes: Imagen 1, Imagen 2