Si hay alguien que tiene especial ilusión cuando la Navidad se aproxima, estos son los más pequeños de la casa. Semana antes de que se inicien estas fiestas, empiezan a pensar en los posibles regalos que van a recibir por parte de los Reyes Magos y Papá Noel. Pero además de esto, también son días muy importantes ya que es el momento de decorar la casa de forma especial para la llegada de la Navidad. Gracias a su espíritu navideño y su entusiasmo, consiguen hacer partícipes a toda la familia para decorar navidad de forma muy especial en familia, pasando un rato muy agradable todos juntos.

Decorar el árbol de Navidad

Una de las cosas más importantes es saber como decorar un arbol de navidad, uno de los elementos decorativos más importantes y que nunca debe faltar en cualquier hogar. En este caso, lo primero que se debería hacer sería elegir el árbol, y donde todos los miembros de la familia deberían dar su opinión.

Una vez elegido, es el momento de decorarlo con los adornos. Lo más habitual es comprar los adornos en cualquier tienda especializada, pero podemos ir un poco más lejos y hacer algo especial con nuestros hijos. Últimamente está de moda la tendencia DIY, es decir, hacer con nuestras propias manos aquellas cosas que necesitamos. Esta tendencia la podemos utilizar para elaborar los adornos navideños y luego colocarlos. Sin duda, una actividad que fomentará su creatividad e imaginación.

Mientras que se decora el árbol, también podemos aprovechar para dialogar en familia, contar historias navideñas o cantar aquellos villancicos que tanto gustan a los niños. Todo esto ayudará a mejorar el interés por la actividad que se está realizando.

Colocación del portal de Belén

Junto con el árbol de Navidad, el portal de Belén es otro de los elementos navideños que no pueden faltar. Colocarlo suele ser un momento muy especial, más si se hace en familia. Este proceso se puede ver como un cuento, donde los padres pueden ir contando la historia de lo sucedido en aquellos días y así que los más pequeños se empapen del verdadero espíritu navideño.

Mientras los padres van contando la historia, los niños pueden ser los encargados de ir colocando cada uno de los personajes que formarán parte del Belén. Aquí también podéis hacer que vuestros hijos den rienda suelta a su imaginación, dejándoles que introduzcan aquellos juguetes que tanto les gustan.

Decorar el resto de la casa

Además de lo comentado, hay otras muchas partes de la casa que puede ser decoradas con la ayuda de los más pequeños y en familia. Hay que partir de la premisa que cualquier lugar puede ser susceptible de ser decorado, aunque sí que es importante de evitar crear ambientes que queden demasiados sobrecargados.

Entre otras cosas que podemos hacer está la de preparar los calcetines para la llegada de Papá Noel, decorar las ventanas de la casa con todo aquello que les haga más ilusión a los más pequeños o elegir entre todos los miembros de la familia el adorno que se colocará en la puerta de entrada a la casa. Las opciones son muchas, solo hay que dedicar un poco de tiempo en pensar lo que queremos para llevarlo a cabo con la ayuda de todos los miembros de la familia.

¿Qué pensáis vosotros de decorar la casa para Navidad en familia? ¿Qué soléis hacer con vuestros hijos? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!