Educación, Estudio y Preparación de los Exámenes en 2022

Cuando llegan las épocas de exámenes comienza el estrés, los problemas de concentración, el miedo a suspender y a pasar un verano estudiando, es definitiva, los estudiantes entran en pánico. Es algo lógico, puesto que todo el curso se resume en la nota que vas a obtener en un examen y aunque a nivel educativo no está bien, es lo que hay y hay que aguantar. A lo largo de este artículo hablaremos de cómo deben afrontar los estudiantes la época de exámenes y los mejores consejos para poder estudiar de manera eficiente y no morir en el intento.

Cómo afrontar los exámenes finales

Es más que evidente que el sistema educativo está mal planteado. No tiene lógica tener que obligar a un chico, independientemente del curso en el que esté, a que memorice un libro entero de memoria, que responda a una serie de preguntas de un examen y que en función de lo bien que memorice apruebe o suspenda un examen. Hay numerosos ejemplos de ensayos educativos que muestran alternativas al sistema que funciona en la actualidad pero, de momento, son tan solo planteamientos teóricos, no llevados a la práctica en prácticamente ninguna institución. Si los exámenes y los cursos se llevaran de otro modo a nivel educativo, los resultados serían muy diferentes a los actuales.

Educación, Estudio y Preparación de los Exámenes en 2022 3
Educación, Estudio y Preparación de los Exámenes en 2022 4

Teniendo en cuenta que los planes de estudios van a continuar como hasta ahora, es necesario que te prepares de manera adecuada para los exámenes finales, ya que “tu futuro” va a depender de la nota que saque en estos exámenes, por muy triste que sea decir esto. Aunque no hay truco, a continuación se muestran unos consejos para llevar lo mejor posible la época de exámenes finales:

  • Estudia con tiempo: una de las cosas que tiende a hacer la gente es dejar todo para el final, cuando ya es demasiado tarde. Si comenzamos a estudiar con tiempo nos será mucho más fácil organizarnos y poder aprobar todos nuestros exámenes con muy buenas notas. En el momento que mecanices el “llevar todo al día” verás como tus notas mejoran drásticamente.
  • Relativiza: los exámenes son importantes, pero no son el fin del mundo. El estrés llevado al extremo solo te hará perder concentración y ser menos eficaz a la hora de estudiar. Cuando sientas mucho estrés y que no eres capaz de seguir estudiando, que estás agobiado, trata de relajarte, sal a dar un paseo, vete a charlar con tu familia o haz algo de ejercicio. El estrés es bueno en su justa medida, pero un exceso de este puede hacerte perder el norte y alejarte de tu objetivo, aprobar los exámenes.
  • Descansa lo suficiente: no es bueno estudiar muchas horas sin descanso, por mucho que creas que cuanto más estudies es mejor. El cerebro, la herramienta que nos permite estudiar, también necesita descanso y si no se lo das, no trabajará a su máximo rendimiento. Irse pronto a dormir y descansar por al menos 8 horas, es la mejor forma de darle a nuestro cerebro el respiro que necesita para poder seguir estudiando.
  • Pide ayuda si la necesitas: cuando empiezas a tomarte en serio el estudio, te das cuenta de que tienes dudas, de que hay cosas que no te han quedado claras en clase. No te aguantes esa duda por miedo a preguntar, pide una tutoría con tu profesor y plantéate todas las cuestiones que tengas. Tu profesor estará encantado de saber que la clase y la materia te han generado interés suficiente como para que te surjan dudas. Además, estas dudas pueden ser preguntas de exámenes y tener la respuesta del profesor es sinónimo de que tendrás esa pregunta perfecta.
También te puede interesar:
5 consejos para disfrutar de unas Navidades seguras en familia

Conclusión

Si has leído todo el artículo te habrás dado cuenta de que no hay truco, si quieres aprobar los exámenes tienes que estudiar, aunque seas superdotado. Hay a gente que le costará más y a gente que le costará menos, pero todo el mundo debe de prepararse para la época de exámenes. El estrés es bueno, porque nos hace estar en estado de alerta y estar más focalizados en nuestro objetivo, pero hay que saber relativizar y darse cuenta de que un examen, por muy difícil que sea, no es el fin del mundo. Estudiar y preparar los exámenes con tiempo es la mejor forma de asegurarse una buena nota.

Biografía

Robert Griffith aún se acuerda de su niñez y del miedo que pasaba cuando llegaban los exámenes. Los planes de estudio llevan mal diseñados desde entonces, ya que obligar a que un alumno se aprenda un libro entero de memoria para después soltarlo todo en un examen, no tienen ninguna función en la vida real.

Ir arriba