Información sobre el acebo: tipos y cuidados

- patrocinador -

Si hay un árbol que destaca en la época navideña, sin duda es el acebo, que junto con el abeto forman la pareja perfecta para estas fechas.

El acebo es un típico árbol muy conocido por su tradicional presencia en Navidad, el cual seguro conocerás al ver sus típicas hojas puntiagudas y sus frutos en forma de bolitas rojas. Un adorno navideño perfecto que recibe también el nombre de muérdago o falso muérdago, aunque su nombre científico es Ilex aquifolium.

Información sobre el acebo
Fuente: Herbolario Allium

Es una planta de exterior que se utiliza principalmente para decorar jardines y setos, y puede comprarse en los viveros. Hay diversas variedades, las cuales veremos más adelante. Se vende como un pequeño arbusto y es de crecimiento lento, aunque puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura. Veamos la información sobre el acebo más interesante para que sepas cómo cuidarlo si vas a tener uno en casa.

¿Cuáles son sus características?

Su porte es piramidal, con el tronco liso, recto y de color gris verdoso. Sus hojas son perennes, rígida y coriáceas, y tienen color verde oscuro, aunque hay variedades que cambian un poco la tonalidad. El borde de las hojas es espinoso, y sin duda su gran característica es el color rojo intenso de sus frutos, que no deben ingerirse bajo ningún concepto ya que son tóxicos.

Es uno de los principales símbolos navideños, y desde sus orígenes se le han atribuido propiedades mágicas. Coloca un par de hojas en el marco de una puerta y, según la tradición, dos personas que coincidan debajo tienen que besarse.

¿Qué cuidados necesita?

Información sobre el acebo
Fuente: Nannette Turner

Es imprescindible que el árbol del acebo esté en exteriores, aunque sus hojas pueden llevarse al interior para decorar cualquier espacio. Veamos con detalle todos los requerimientos que tiene:

  • Ubicación: debe estar en una zona de exteriores.
  • Temperatura: tolera bien el frío.
  • Riego: necesita recibir mucha cantidad de agua para poder desarrollarse correctamente y alcanzar su máximo esplendor. Le gusta mucho la humedad, así que en verano necesita que los riegos sean muy abundantes, reduciendo en invierno porque no hace tanto calor.
  • Abono: necesita que sea rico en nitrógeno, además de acolchado durante el invierno.
  • Suelo: se desarrolla muy bien en cualquier tipo, pero prefiere que sean ácidos y estén bien drenados.
  • Iluminación: su cultivo debe realizarse en una zona de semisombra.
  • Poda: la tolera muy bien, aunque en el caso de los trasplantes es todo lo contrario.
  • Multiplicación: se hace por semillas en primavera o bien por esquejes semileñosos desde finales de verano a principios de invierno.

¿Qué tipos hay?

Información sobre el acebo
Fuente: jacinta lluch valero

1. Acebo común

- patrocinador -

Es del que hablamos anteriormente, de crecimiento lento y que llega a los 10 m de altura. Sus flores son insignificantes y producen frutos rojos pequeños, pero únicamente en las plantas que son hembras.

2. Acebo canario

Natural de las Islas Canarias y de la portuguesa Madeira, vive especialmente en Tenerife y La Gomera, donde está arropado por zonas muy boscosas a 700 m de altitud. Sus hojas no tienen espinas y es una variedad que puede alcanzar los 15 m de altura.

3. Acebo cornudo

Este arbusto es redondeado y lo máximo que crece son 3 m de altura. Sus hojas son grandes y espinosas.

4. Ilex crenata

Es de origen oriental y tiene forma compacta, siendo uno de los que más variedades ofrece para jardinería. Es una de las especies en las que los frutos son negros.

5. Ilex x altaclarensis

Es una de las variedades más vigorosas y resistentes que existen, y tolera muy bien la típica contaminación que hay en ambientes urbanos. Tiene muchas variedades, algunas con hojas enteras, otras con espinosas y otras ligeramente aserradas. Sus colores también son diferentes en función de la variedad, pero siempre en tonalidades verdes.

6. Ilex dipyrena

Esta variedad es de porte erguido y alcanza los 12 m de altura. Sus hojas van perdiendo las espinas con el paso del tiempo. Sus frutos son también rojos pero más grandes que en las demás variedades.

¡Recomendaciones importantes!

Es muy importante tener en cuenta que el acebo, al igual que el abeto, es un árbol que tiene vida más allá de las fiestas navideñas, por lo que debes tener la certeza de que lo puedes seguir cuidando y no es un capricho de Navidad. Pregunta en el vivero por sus instrucciones de mantenimiento a largo plazo para saber si vas a poder o no ocuparte de él.

Algo fantástico que ofrece el acebo es que puedes aprovechar las ramas que se podan al comenzar el invierno para decorar tu hogar, por lo que tendrás un elemento natural sin que suponga un daño para el medio ambiente.

Si ves este árbol en algún lugar, no cojas sus frutos, ni permitas que lo hagan los niños. Ya no es solo cuestión de que sean tóxicos, también se debe a que es una especie protegida que se ha visto muy desgastada a causa de convertirse cada año en un adorno navideño.

Si tienes la posibilidad de comprar un acebo, te aseguro que llenará tu jardín de mucha vida y color, especialmente en Navidad.

- patrocinador -