martinica

Disfrutar de la vacación de navidad, puede ser toda una aventura si en lugar de elegir los destinos de viaje cotidianos intentamos algo nuevo, como una escapada a Isla Martinica, la Francia de ultramar como suelen llamarle es un encantador destino a donde olvidar el frío europeo y sumergirse no solo en un cálido clima que permite disfrutar el mar y los deportes acuáticos sino vivir una navidad totalmente diferente. Sencillamente porque Martinica como muchos lugares del mundo tiene una navidad con sus tradiciones.

Lo más emblemático entre las celebraciones de navidad de Martinica es el disfrute del Chanté Nöel un ritmo caribeño con canciones navideñas que se disfrutan desde llegado diciembre en calles y avenidas de Martinica, con instrumentos autóctonos y la participación de todos los habitantes.  Y aunque algunas luminarias del mundo de la música han llevado los ritmos del Chante Noel interpretando las canciones en varios idiomas como Charles Aznovour o más recientemente Celine Dion, esta música es tradicional de Martinica.

Como sucede en tantos países la música tradicional navideña aunque compartida en alguna medida con otros países, tiene los rasgos propios del país, los instrumentos y las entonaciones particulares para estos cantos de amor y esperanza que conmemoran el nacimiento de Cristo al ritmo de la notas de los tambores y la tibia  y del llamado biguine un baile local, que tiene la esencia de ese ritmo cadencioso de los bailes caribeños.

Pero los cantos navideños que les contamos de Martinica, tienen también pases de bailes como la mazurka y el vals, que los hacen aún más tradicionales. La zona norte de Martinica es la más buscada a la hora de pasar unas vacaciones en la isla y disfrutar de la armonía y el encanto de estas interpretaciones que aunque en algunos casos evocan canciones conocidas en el mundo, son muy del lugar.

Imagen: Wikipedia