¿Qué es el cashback?

En los últimos años, hay una palabra que cada vez escuchamos más y que quizá todavía no sabes qué es ni cómo funciona. Estamos hablando de los cashbacks y aquí te vamos a contar cómo puedes utilizarlos para que todas tus compras en línea sean más baratas. No te lo pierdas, porque el método es muy sencillo y el ahorro puede ser muy grande.

¿Qué es el cashback y cómo puedes aprovechar sus beneficios?

La palabra cashback viene del inglés y significa reembolso. Aquí ya te están dando una pista de en qué consiste este método de compra en línea. Gracias a este sistema y al trabajo de empresas como mycashbacks, puedes hacer que tus compras en cientos de tiendas en línea sean más baratas.

Para que puedas conseguir tus cashbacks o reembolsos de dinero solo tienes que seguir unos pasos muy simples:

  1. Registrarte gratis en una de las plataformas de cashbacks.
  2. Buscar en su página web la tienda en línea en la que quieres comprar.
  3. Visitar el comercio electrónico a través de la plataforma de cashback.

Cada tienda tiene un acuerdo diferente con la plataforma de cashbacks, por lo que dependiendo de dónde quieras comprar encontrarás reembolsos de dinero de diferentes porcentajes.

Una vez que hayas realizado tu compra en línea entrando a la tienda a través de alguna de las empresas de cashbacks y cuando tu pedido esté confirmado, recibirás el reembolso de dinero correspondiente en tu cuenta bancaria o de Paypal, según indiques a la compañía a la hora de hacer tu registro.

También te puede interesar:
Mejores planes de Navidad en Valencia 2020

En algunas empresas, como mycashbacks, tienes que tener un mínimo acumulado muy bajo, de tan solo un euro, para empezar a cobrar tus cashbacks, mientras que en otras este monto es más alto, de hasta 20 euros. Por eso, te recomendamos revisar todas las condiciones cuando vayas a elegir la plataforma de cashbacks en la que vas a registrarte.

¿Cómo rentabilizan las empresas este sistema?

Al ver que te dan dinero por tu compra de una manera tan sencilla, quizá te estés preguntando cómo es posible este sistema. La explicación también es muy simple. Las tiendas hacen un acuerdo con las empresas de cashbacks a través del cual les pagan una cantidad de dinero por cada cliente que llegue a ellas usando su plataforma. Parte de ese dinero es el que utiliza la compañía de cashbacks para devolverte un porcentaje de tu compra.

De esta manera, ganan todos: las tiendas en línea porque reciben más visitas y venden más, las compañías de cashbacks porque obtienen dinero de los comercios electrónicos y los clientes porque consiguen productos a precios más bajos.

Así que, ya sabes, sea lo que sea que vayas a comprar, no olvides revisar primero las páginas de cashbacks y aprovechar sus beneficios.

Ir arriba