Síndrome del árbol de Navidad: qué es y cómo evitarlo

sindrome del arbol de navidad

Puede ser que ya hayas quitado el árbol de Navidad. O que, fiel a la tradición, lo estés dejando para quitarlo cuando toca, que no es precisamente el 6 de enero (ni el 7). Pero lo que a lo mejor no sabes es que, ese objeto decorativo que tanto nos gusta, puede provocar el llamado síndrome del árbol de Navidad.

Pero, ¿qué es ese síndrome? ¿Es grave? ¿Cómo afecta? ¿Se puede evitar? A continuación te hablamos de este problema para que lo tengas en cuenta si aún tienes el árbol, si lo has guardado recientemente o de cara a las próximas navidades.

Qué es el síndrome del árbol de Navidad

arbol de navidad
Síndrome del árbol de Navidad: qué es y cómo evitarlo 5

Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Nueva York, el síndrome del árbol de Navidad hace referencia a un tipo de alergia que producen los árboles navideños, tanto los naturales como los artificiales. Esto provoca una rinitis alérgica así como enfermedades que pueden llegar a ser más graves, enfocadas en el sistema respiratorio, que se producen como consecuencia de poner el árbol de Navidad y convivir con él durante varias semanas.

Esto es debido, en el caso de los árboles naturales, por la corteza de estos, debido a que, por dentro, están repletos de moho. En los artificiales, el problema reside no solo en el moho que puede aparecer por estar guardado y en un lugar poco indicado, sino también por el polvo.

¿Qué síntomas provoca el síndrome del árbol de Navidad?

Lo primero que debes saber es que este año hemos convivido con la Covid, la gripe y resfriados y también con este síndrome. Es decir, que puede ser que hayamos tenido una de esas enfermedades. Sin embargo, la última es la menos pensada.

También te puede interesar:
Velas de Navidad sin cables

Los síntomas que provoca este síndrome pasa por ojos llorosos, picor en la nariz, problemas para respirar e incluso dolor en el pecho, problemas para dormir y sinusitis.

La congestión nasal es otro de los síntomas, normalmente acompañado de otros más graves como fatiga (el estar muy cansado incluso después de haberte levantado tras dormir bien), y ataques de asma graves (aun cuando no sufras este problema).

Los síntomas pueden aparecer poco a poco de golpe. De hecho, el quitar el árbol de Navidad no implica que ya estemos libres, sino que se puede mantener en el ambiente ese polvo o moho y seguir provocando problemas.

Y cuando lo colocamos, pueden aparecer los síntomas en ese momento o hasta dos semanas después.

¿Qué hacer para evitarlo?

arbol navideno
Síndrome del árbol de Navidad: qué es y cómo evitarlo 6

Si temes sufrir el síndrome del árbol de Navidad, entonces toma nota a lo que vamos a decirte:

  • A la hora de colocar el árbol de Navidad procura que haya alguna ventana abierta para que el aire se renueve continuamente.
  • Conviene, antes de empezar a decorarlo, que lo «limpies». Esto dependerá de si es un árbol natural o artificial.
  • Si es natural, lo mejor es sacarlo fuera (o en la bañera) y echarle agua por todo el tronco, ramas, etc. De esta forma estarás eliminando ese posible moho. Eso sí, necesitas que se seque bien para que el moho no aparezca o se reproduzca.
  • Si es artificial, límpialo con un paño húmedo. Si no lo envolviste bien cuando lo guardaste es mejor que, además del paño húmedo, apliques unas gotas de amoniaco o lejía para desinfectarlo y limpiar bien el polvo. Si ves que tiene moho o zonas que han cambiado de color, que tiene telarañas o algo similar que hayan dañado el árbol, es mejor tirarlo y comprar otro.
  • Igual de importante es la limpieza del árbol de Navidad como también de los adornos. Antes de colocarlos en el árbol conviene que les pases un paño húmedo para eliminar el polvo que pudiera haberse acumulado en ellos.
  • Si empiezas a notar los síntomas, o cualquier persona de tu familia, y está relacionado con este objeto, lo mejor que puedes hacer es desmontarlo y sacarlo de casa. A pesar de que no es lo que más nos gusta, lo cierto es que de estar expuesto por mucho tiempo puede desencadenar consecuencias graves. Se recomienda que, si es un árbol natural, no se tenga más de una semana dentro de casa. En el caso de los artificiales, en caso de que se noten los síntomas podría tirarse el que se tiene y comprar uno nuevo que, en principio, no debería desencadenar el problema.
También te puede interesar:
Cómo decorar tu árbol de Navidad en blanco y rojo

Recuerda que si vas a guardar el árbol navideño artificial, lo mejor para que no coja polvo es envolverlo completamente con film transparente o similar que evitará que el polvo se acumule entre las fibras o ramas (siempre que lo cubras bien, por supuesto). Asegúrate de que no está mojado por ninguna parte antes de cubrirlo para que no se genere moho y colócalo en un lugar seco donde la humedad no pueda afectarle.

¿Sabías de este síndrome del árbol de Navidad?

Ir arriba