Todo el mundo en España, y fuera del país, conoce la historia de los Reyes Magos. De hecho, mucho s la pueden conocer por lo que aparece en la Biblia. Son figuras muy relacionadas con la Navidad en España. Sin embargo, hay una leyenda sobre esas figuras que quizá no has oído hablar antes. Y eso es a lo que vamos a poner remedio.

Porque… ¿sabías que se dice que no eran tres los Reyes Magos? ¿Que había un cuarto? Hay quien dicen que es cierto, y quienes dicen que no. En la Biblia se cita a tres, en los cuadros sobre los Reyes Magos, a veces solo se pinta a dos reyes, y otras veces aparecen cuatro. Entonces, ¿cuál es la verdad?

Índice del artículo

Reyes Magos: su historia

Empecemos por el principio. El ser Reyes Magos. Normalmente, la “magia” y “magos” lo asociamos a lo mismo, sin embargo, el que se le diga que son tres reyes magos, o cuatro, no quiere decir que realmente hicieran magia.

Se produce una especie de cambio en su significado. En realidad, eran “sabios”, no “magos”. Y lo cierto es que tampoco eran reyes. En realidad eran personas normales que sobresalían de los demás por su inteligencia y los conocimientos que tenían. De hecho, se les añadió el calificativo de “reyes” en el siglo III d.C, pero antes eran considerados solo como “magos” que provenía del latín y que significaba “sabios”.

Dejando eso claro, tenemos la historia que todo el mundo conoce, y otra que cada vez está más en boca de muchos.

También te puede interesar:
Navidades para los coptos egipcios

La historia que conoces de los Reyes Magos

Según la historia que conoces sobre los Reyes Magos, estos son tres hombres que decidieron seguir una Estrella que se movía en el cielo porque algo les decía que debían acudir a ese lugar. Así, durante un tiempo, la siguieron hasta que llegaron al pesebre de Belén, donde, según las escrituras, debía nacer el verdadero Mesias. Por eso, llevaban las ofrendas, oro, incienso y mirra.

En realidad no se sabe más. Ni siquiera los nombres Melchor, Gaspar y Baltasar serían los reales ya que, en la Biblia no aparecen, y esos nombres no eran habituales para la época de que se dice que existieron.

A esto hay que unirle el hecho de que la figura de los Reyes Magos aparece realmente en los evangelios apócrifos, que son los que la propia religión católica no considera oficiales (aquí sí aparecen los nombres, pero volvemos a repetir lo mismo, no son nombres que se usarían en esa época).

Entonces, es cuando la otra historia de un cuarto rey mago toma mayor peso.

Papa Noel, Reyes Magos desvelar
Fuente: Pixabay

La otra historia (que quizá no conoces) de los Reyes Magos

Ahora vamos a las especulaciones. Y a las leyendas. Porque hace tiempo que se viene diciendo y leyendo muchas historias sobre un cuarto rey mago.

Según esa leyenda, cuenta la historia de tres amigos: Magalath, Galgarath, Serakin y Artaban. Eran los hombres más sabios de su país, a quienes acudían todos cuando tenían problemas. Y a ellos llegó la historia del Mesias. Tan importante era, que Magalath, Galgarath y Serakin decidieron acudir a ese lugar para presenciar con sus propios ojos si era verdad lo que iba a ocurrir.

También te puede interesar:
5 claves para entender mejor la Navidad catalana

Artaban también quería ir, pero él era el más joven de los sabios y los otros decidieron que, por su juventud, y por no privar de esa sabiduría a su país, él se quedara allí en espera de que ellos volvieran.

Así lo hizo. Pasaron los años y Artaban no olvidaba a sus amigos. Se preocupaba por no saber nada de ellos, no habían vuelto y su corazón sentía mucho esa pérdida. Tanto fue así que un día tomó la decisión de ir tras los pasos de sus amigos. Así, puso rumbo a Belén, y de ahí a otras ciudades. Pero nunca encontró nada que hiciera referencia a sus amigos, o al Mesias que suponía habían ido a ver.

No fue hasta 33 años después, cuando encontró una de las cosas que había buscado: Al Mesias. Lo encontró en la cruz, a punto de morir. Y se arrodilló y lloró por ese hombre, porque él había sido el motivo por el que perdiera a sus amigos. En ese momento, se dice que Artaban también murió allí al ver cómo Jesús fallecía. Pero también se cuenta que Jesús, cuando lo vio, le dio las gracias por ser tan buen amigo y no perder la esperanza de encontrarlos. Tanto es así, que se ocupó de que pudiera reunirse con sus amigos.

En realidad, no sabemos si la historia será o no como se cuenta, y al no haber ninguna referencia “oficial”, tampoco podemos decir nada. Pero como historia es algo más real que la que se cuenta en la Biblia ya que, si son sabios y no magos, ¿cómo tenían esos regalos como el oro, el incienso y la mirra?

¿Qué piensas tú? ¿Existió un cuarto rey mago?