El veterano maestro francés Georges Pretre ha debutado hoy  como director del Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena. El debut ha sido elegante, alegre y de gran agilidad. El concierto fue televisado a mas de 50 países.
La orquesta más famosa de Viena inauguró este año que viene marcado por la Eurocopa que se celebrará en los países de Suiza y la propia Austria. Hubo varias piezas de música dedicadas al deporte.
Otro gran tema que se trató en el concierto fue el tema de la música de Strauss dedicada a Francia, con obras como la polka francesa Bluette o el Vals Parisino.
El invitado de honor de este año fue el presidente de Albania, Batir Topi, que presenció el concierto junto a su homólogo austriaco. También es la primera vez que un director francés dirige este concierto.
El concierto se inició con la obra “Marcha de Napoleón”, compuesta por Strauss hijo, gran admirador del emperador. Luego siguieron los ritmos alegres del vals “Golondrinas de Austrias” y la “Polka de Laxemburg”.
En el descanso del concierto se retransmitió una película de 20 minutos, titulada “Austria Kickoff” dedicada al fútbol, a la belleza de Austria y al amor por la música.


En la segunda parte del concierto, destacaron la polka “Tritsch-Tratsch” y la apertura de la opereta “Indigo y los 40 ladrones”, para seguir luego con los bailarines de ballet de la ópera de Viena.
En el concierto también se interpretó el Vals “Danubio Azul”, y se finalizó con la clásica marcha Radetzky.
Durante todo el concierto no pararon de aparecer gestos hacia la Eurocopa, y así todos los músicos salieron con bufandas de la selección austriaca, y el director hizo de inesperado árbitro, al tener que sacar una tarjeta amarilla a uno de sus músicos.