Chiste: El lechón

- patrocinador -

Llega el marido a casa y le dice a su mujer:

– ¡Hola Cielo, a que no sabes qué me han regalado!

– Pues no Luis, no me lo imagino.

El hombre abre un fardo, saca un lechoncillo y se lo enseña.

– ¡Mira! Me he encontrado con mi tío que venía del pueblo y me ha dado un lechón.

- patrocinador -

– ¡Pero Luis ! ¿Para qué queremos nosotros un cerdo?

– Calla Cielo, que dentro de cuatro meses llegan las Navidades, lo alimentamos hasta entonces y así solucionamos la cena de Navidad.

– ¡Tú estás loco! ¿Dónde piensas que lo vamos a meter?

– Pues… ¡Debajo de nuestra cama!

– ¡Pero bueno! Esto es lo último que me faltaba ya por oír. Y… ¿Qué pasa con el olor?

A lo cual el hombre contesta: – El olor… el olor… ¡¡¡¡¡Que se aguante!!!!!

- patrocinador -