Cada vez es más habitual que los supermercados traigan los turrones y mantecados más pronto a sus estanterías. De hecho, desde primeros de octubre ya hemos podido ver cómo algunos, los más tempraneros, mezclaban Halloween con la Navidad. Pero, antaño, además de que llegaban más tarde, los mantecados y muchos turrones se hacían en casa.

Por eso, hoy nos vamos a centrar en una receta, algo típico de la Navidad y que podrías hacer en casa. Serán más saludables, con ingredientes que tú controles y sin conservantes, colorantes, aditivos, etc. En otras palabras, un dulce que no importará comer, siempre con mesura. ¿De qué hablamos? De los mantecados de limón.

Índice del artículo

Haz tus propios mantecados de limón fácilmente

Igual que se hacían hace mucho tiempo, ahora te invitamos a que vuelvas a esos orígenes, en los que muchas madres, abuelas, bisabuelas (y también hombres, no vamos a negarlo)… se han metido en la cocina para preparar un postre típico de la Navidad: los mantecados.

Y por eso, vamos a hablarte de los mantecados de limón (aunque si no te gusta el limón, con no echárselos, es suficiente). El resultado es que te quedarán muy suaves y son ideales para los más pequeños de la casa. ¿Quieres saber cómo se hacen? Pues toma nota.

Primero: los ingredientes

Lo primero que necesitas para preparar unos mantecados de limón es conocer los ingredientes que vas a necesitar. En concreto, debes optar por 200 gramos de manteca de cerdo. Intenta que esta sea de buena calidad ya que así el sabor va a ser mejor.

También te puede interesar:
Frosty el hombre de la navidad

De harina utilizarás 400 gramos. Ahora bien, tienes dos opciones, bien usar harina de repostería, o bien usar harina normal y añadirle un poco de levadura en polvo. Si eres de los que puede conseguir la levadura profesional (no la que todos conocemos que encontramos en los supermercados) mucho mejor usar la segunda opción, porque el resultado es mejor.

Por último, necesitas dos limones. Concretamente su cáscara, pero, como te decimos, es opcional. Y, para ya finalizarlos, azúcar glasé (esta, si tienes un molinillo, la puedes hacer en casa con azúcar normal).

Paso 2 de los mantecados de limón

mantecados limon
Fuente: Pixabay

Empieza poniendo una sartén al fuego con la harina. Necesitas tostarla, así que vigila que no se queme. Te aconsejamos que tengas el fuego bajo y que no dejes de remover. Después de tostarla, tienes que dejarla reposar, ya que no puedes trabajar con ella hasta que esté fría. Además, si la dejas 24 horas mucho mejor porque coge más consistencia y estará mucho más bueno el resultado.

Paso 3: empezamos a hacer la masa de los mantecados

Ahora bien lo bueno, y es que ya la receta es de un tirón.

Con la harina tostada, mezclamos la manteca de cerdo (preferible que haya estado fuera de la nevera unas horas para que esté más moldeable), ralladura de limón y un poco de azúcar glasé (esto al gusto, si te gustan más o menos dulzones; otras veces lo que se hace es echar un poco y luego emborrizarlos con más azúcar).

Debes remover muy bien hasta que te quede una masa suave y consistente, es decir, que puedas coger una pelota, darle forma de mantecado, y que no se deshaga.

También te puede interesar:
Pavo ahumado con Piña

Paso 4: Precalentar y hornear

Una vez tienes la masa, debes precalentar el horno. Hazlo a 250 grados durante 5 minutos. Mientras, coge una bandeja del horno, pon un papel encima y empieza a colocar trozos de la masa con forma de mantecados en ella. Procura no ponerlos muy juntos, porque podrían subir y se acabarán pegando.

Antes de meterlos, baja el horno a 180 grados y espera 2 minutos. Ahora sí, mete la bandeja y en 10 minutos deberán estar hechos.

Por último, tienes que dejar que se enfríen y, si quieres, pasarlos por azúcar glasé. Otra opción es pasarlos por una mezcla de azúcar y canela, pero para que se le quede bien debe estar templados.

¿Dudas? Respondemos preguntas

mantecados limon
Fuente: Pixabay

Antes de despedirnos, seguro que se te han planteado algunas dudas, así que vamos a intentar resolvértelas.

¿Se tiene que usar el limón?

Sí y no. Hay personas a quien estos mantecados no les gustan con limón, y eso significa que no tienes que echárselo. Puedes sustituirlo por ralladura de naranja, por esencia de vainilla, canela o lo que se te ocurra.

Incluso puedes dejar que no lleven nada. No va a alterar en demasía el sabor de estos. O bien puedes experimentar y ver los resultados haciendo distintos mantecados de sabores.

¿Qué pasa si la masa no se queda consistente?

Puede pasarte, y la verdad es que es una faena, sobre todo si ya has usado toda la harina tostada. Por eso, nuestra recomendación es que tuestes un poco más de harina el día anterior para que, si queda poco consistente la masa, tengas algo con lo que ayudarte a arreglar la receta.