Aunque aún queda mucho para celebrar la próxima Navidad, ya hay familias que empiezan a organizar esos días en familia. Hay que recordar que se tratan de unas semanas donde se mueve mucho dinero en viajes, cenas familiares, regalos y demás cosas. Un gasto que en ocasiones es un problema para las familias, por las circunstancias que sea. Por suerte, es posible conseguir financiación para que esos días sean muy especiales gracias a los créditos rápidos que ofrecen muchas entidades financieras.

Se tratan de créditos donde el usuario puede solicitar pequeñas cantidades de dinero, que van desde pocas decenas de euros hasta varios miles, para hacer frente a gastos imprevistos. Es un método para conseguir financiación de forma más rápido que si lo solicitásemos a una entidad bancaria normal, lo que ha convertido a estos créditos en una de las opciones más demandadas por los usuarios. Esto es así gracias a sus múltiples beneficios. Si aún no los conoces, sigue leyendo porque os hablaremos de los más importantes.

Sin papeleo ni burocracia

Ya hemos comentado que estos créditos destacan por su rapidez a la hora de ser aceptados, siempre que se cumpla con los requisitos mínimos. Esto es así, debido a que no es necesario presentar grandes cantidades de papeleo ni documentación. Suele ser habitual que presentando nuestros datos personales, información sobre los ingresos mensuales y la cantidad solicitada, la entidad acepte nuestra petición.

También te puede interesar:
Formatos de difusión de vídeo publicitario: el Vidoomy slider

El dinero en la cuenta en pocas horas

Otro de los principales beneficios, es que al ser aceptados rápidamente, el dinero lo tendremos en nuestra cuenta corriente en un plazo de 24/48 horas. Algo que resulta de gran importancia si ese dinero lo necesitamos con mucha urgencia.

Olvídate de los avales

Dentro de sus ventajas, en comparación con otros créditos ofrecidos por los bancos tradicionales, es no tener que presentar avales para que sean concedidos. El dinero es prestado a una persona en concreto que es, en sí misma, la garantía de devolución del préstamo. Sin duda, una gran ventaja, ya que no tendremos que poner en riesgo nuestros bienes o los de nuestra familia en caso de impago.

Sin productos o servicios adicionales

En muchas ocasiones, cuando se solicita un préstamo o crédito a un banco, es habitual que nos obliguen a contratar ciertos productos con ellos para que nos concedan la petición, lo que al final encarece la operación. Con los préstamos rápidos, esto no ocurre, y no hay necesidad de contratar seguros, tarjetas o cualquier otro tipo de producto.

Nada de explicaciones

Si vas a contratar un crédito rápido, nadie te preguntará el destino final de ese dinero. Podrás utilizarlo para pagar facturas, viajar, arreglar el coche o cualquier otra cosa. Al final es tu decisión y a la entidad eso no le importa. Simplemente, lo necesitas, te lo aprueban y lo gastas.

Tú eliges la cuota

Por último hay que hablar de la cuota de devolución del dinero solicitado. Aquí podrás elegir el plazo que te sea más cómodo, para que no tengas problemas a la hora de hacer la devolución. En todo momento sabrás, de antemano, lo que pagarás cada mes, pudiendo elegir entre pagar menos durante más tiempo o pagar más durante menos tiempo.

También te puede interesar:
Manualidad navideña para el salón

Así que ya sabéis, si queréis pasar unas navidades perfectas en familia, viajando a ese lugar soñado o haciendo realidad los sueños de los más pequeños, un crédito rápido puede ser la solución a vuestros problemas.