Consejos para volver a la rutina tras la Navidad

Cuentos de Navidad para niños

La Navidad es una época maravillosa del año llena de alegría, comida deliciosa y tiempo de calidad con amigos y familiares. Pero tiene un fin. Y por mucho que nos cueste, hay que volver a la rutina diaria.

El problema es que no siempre se lleva bien y es posible que te sientas alicaído y sin ganas de nada, solo de volver a esa época de vacaciones, de reuniones con familia y amigos, etc. ¿Quieres que te dejemos algunos consejos para volver a la rutina después de la Navidad? Aquí te proponemos algunos.

Establece metas a corto plazo

felicitar la Navidad
Consejos para volver a la rutina tras la Navidad 3

Al volver a la rutina tras la Navidad, puede ser abrumador pensar en todo lo que necesitas hacer en el futuro. De hecho, es habitual que, nada más volver, o días previos antes de hacerlo, ya estés mirando las próximas vacaciones o días de fiesta.

Para evitar que te desmoralices, lo mejor que puedes hacer es establecer metas a corto plazo que te ayuden a enfocarte en las tareas inmediatas. Por ejemplo, si quieres perder el peso que has ganado en Navidad, ve por pasos, perdiendo medio kilo en una semana, o en dos, y dando un premio por conseguirlo para que avanzar sea más motivador.

Lo mismo pasa con el trabajo. Hay que intentar empezar poco a poco, consiguiendo dejar hechas algunas tareas para, después, tener más energía y positividad para afrontar las demás.

Haz ejercicio regularmente

Si bien el ejercicio es una de las metas que se plantean con el nuevo año, lo cierto es que tiene múltiples beneficios para ti. Pero necesitas ponerte a ello y no sacar excusas como no tener tiempo o no apetecerte. Al principio hay que obligarse, no hay otra manera de cumplir con el ejercicio diario.

También te puede interesar:
Mi película navideña favorita

Sin embargo, con el paso del tiempo verás que, solo con 30 minutos diarios puedes liberar estrés y aumentar tu energía, incluso sentirte más productivo. Al cabo de un mes, el ejercicio será algo imprescindible, hasta el punto que, si no lo haces, te vas a sentir mal.

Conforme avances, puedes ir aumentando el tiempo de ejercicio o incluso añadiendo otros ejercicios diferentes para poder mejorar tu físico, pero también tu mente al desconectar y «desfogar» de alguna forma de las tensiones del día a día.

Haz una lista de tareas

Escribir una lista de tareas te ayudará a asegurarte de que no se te olvida nada importante. Además, al ver lo que necesitas hacer en papel, te dará una sensación de logro al ir tachando las tareas completadas de tu lista.

Te recomendamos que, al principio, lo hagas a diario porque así la lista será más pequeña y específica, y la posibilidad de tachar cosas que has hecho será mayor. Poco a poco puedes hacer una lista más larga, priorizando las tareas más importantes, para ir tachando poco a poco.

Todo esto no solo te ayuda a acabar el trabajo, sino que también consigue que liberes estrés al saber que vas acabando tareas (aunque poco a poco vaya habiendo más).

Trata de mantener un horario regular

Durante las vacaciones de Navidad es fácil dejar de lado los horarios regulares, pero tratar de volver a un horario regular te ayudará a volver a la rutina. Establece una hora para despertarte y otra para dormir y trata de mantenerlas lo más constantes posible.

Sabemos que a veces esto puede ser difícil, pero si lo logras, o estableces un reloj para hacer cada cosa en su tiempo, puede hacerte sentir más productiva e incluso podrás poner un tiempo para descansar, sobre todo si adaptas tu horario a esa rutina establecida.

También te puede interesar:
Trucos para organizarte al preparar la cena de Nochebuena

No te sientas culpable por disfrutar de las vacaciones de Navidad

navidad
Consejos para volver a la rutina tras la Navidad 4

Disfrutar de las vacaciones de Navidad es importante, y no debes sentirte culpable por haberte tomado un descanso. Lo importante es volver a la rutina de manera saludable y enfocarse en las tareas que necesitan ser completadas.

Y es que muchas veces, cuando se vuelve a la rutina y se piensa en lo que hemos dejado de lado, echamos la culpa a habernos tomado las vacaciones, y a pensar que, si no lo hubiéramos hecho, no estaríamos en esta situación. Frena ese pensamiento; no es bueno para ti.

Tener periodos de descanso en Navidad o en otras fechas, hacer cosas diferentes no es malo ni mucho menos. Una vez se vuelve a la rutina se puede lograr avanzar y no hay que reprocharse nada por tomarse unas vacaciones. Todo el mundo las necesita. Son buenas para tu salud física y mental. El trabajo, trabajo es… pero no puede ser prioritario (aunque nos haga mucha falta).

Como ves, volver a la rutina tras las vacaciones de Navidad puede costar al principio. Pero si aplicas estos consejos es posible que te cueste algo menos. Además, también puedes aplicarlos con los más pequeños de la casa para ayudarles a adaptarse de nuevo al colegio o el instituto, las clases, exámenes, deberes, etc. ¿Tienes algún consejo más que pueda servir?

Últimos artículos

Scroll al inicio