El Acebo y los celtas

- patrocinador -

El Acebo,es considerado un árbol sagrado que los antiguos celtas llamaron Tinne, el guardián de la sabiduría durante la época oscura del año.

Tinne, parece ser un término céltico que se le daba  a todo árbol sagrado, corresponde en el antiguo alfabeto Ogham a la letra T y va desde el 8 de Julio hasta el 4 de Agosto del calendario gregoriano.

Es un árbol que ayuda a crecer interiormente y como dicen las leyendas no se le puede engañar o mentir y él mismo es el arquetipo de la sinceridad.  De esta creencia se piensa que los druidas construían sus varitas con ramas de acebo que eran empleadas en los juicios druídicos como mudo testimonio de la presencia de la verdad. En realidad el acebo se hace sagrado en virtud del poder, de la energía que posee, pero no es objeto de veneración en sí. La veneración que los druidas le profesaron y le profesan, es en el sentido del gran respeto y admiración que inspira.

images

Dado que es un arbusto vistoso y llamativo por los colores que tiene  ha sido utilizado erróneamente por la tradición católica, como adorno de Navidad, lo que ha producido una gran recesión en su estado natural,esto sumado a la deforestación progresiva de los bosques de hoja caduca por culpa de la explotación agraria, hace que la especie esté protegida en Europa.

- patrocinador -

Debido a la gran demanda del acebo con estos fines ornamentales, se han cortado de sus troncos, aquellas ramas que han tenido mayor cantidad de sus característicos frutos o bayas rojas, es decir las plantas hembras, descompensando con ello el equilibrio de la especie, amenazando su reproducción y reduciendo considerablemente sus posibilidades de supervivencia.

Hoy en día, al estar ya en muchos países europeos, su recolección prohibida, se emplean viveros con plantaciones de acebo para satisfacer la gran demanda de la fiesta católica. En esta tradición, el acebo, ha sido impuesto, careciendo de base sólida tradicional y simbólica, pues asociándolo como signo de buen augurio, fue inventado como tal, bastante tardíamente por la Iglesia Católica, se supone que en los albores del siglo VIII de la E.C., como una parte más de los procesos de cristianización de los paganos en las actuales Islas Británicas e Irlanda, mezclándose y asimilando parte de las antiguas creencias, lo que por otra parte desembocó en el peculiar cristianismo celta. Pero con el único fin, en este caso concreto, de desplazar al ancestral muérdago, símbolo entre los celtas, entre otros, de la buena suerte y como tal un símbolo pagano que había que erradicar.

Vía : libro de arena

- patrocinador -