El pasado sábado día 1 de diciembre y como viene siendo tradicional en los doce últimos años, se procedió con el encendido del mayor árbol de Navidad flotante del mundo, que se encuentra en Río de Janeiro (Brasil), en las aguas de la laguna Rodrigo de Freitas.

El árbol tiene una altura de 85 metros y está adornado con 2.8 millones de lámparas, 37000 metros de manguera luminosa y 4 cañones de luces de colores. La inauguración concentró en esta población a 77000 personas.

Con diferencia al árbol del pasado año, este ha ganado 3 metros de altura y se prevé que sea el mayor icono de la Navidad en esta ciudad y que atraiga a unas 80000 personas diarias para que lo contemplen.

48 bombas situadas en la base de la estructura, y cada bomba con capacidad para lanzar chorros de agua a una altura de 20 metros, ofrecerán cada media hora un espectáculo visual de unos 5 minutos de duración para todos aquellos que estén por la zona y lo quieran ver.

La inversión de esta estructura es de unos 2 millones de dólares y es financiado prácticamente por su totalidad por uno de los mayores bancos de Brasil y será visitado por una comisión del libro de los records Guinness para que sea registrado como el árbol de Navidad flotante mas grande del mundo.

El árbol será iluminado con un generador que utiliza un combustible mezclado con biodiesel, para que se reduzcan las emisiones de gases y los promotores del árbol se han comprometido a plantar el número de árboles equivalentes a los gases emitidos para el montaje, desmontaje y mantenimiento del árbol.