El origen del “truco o trato”

- patrocinador -

La asimilación de las costumbres anglosajonas de Halloween en nuestra cultura nos ha traído una curiosa tradición, que sin duda ha sido celebrada por lo más pequeños con regocijo: el llamado “truco o trato”. Gracias al cine y la televisión todos sabemos en qué consiste: los niños se disfrazan y acuden casa por casa solicitando a la gente un dulce en calidad de “trato”; en caso de no obtenerlo, el incauto ocupante de la vivienda puede sufrir un “truco”. En realidad, se trata de una traducción un tanto pobre del término original inglés, “trick or treat”, donde “trick” significa, efectivamente, “truco”, pero “treat” puede significar tanto “trato” como “golosina”.  Teniendo en cuenta en qué consiste, tendría más significado trasladarlo al español como “truco o golosina”. Pero ya es tarde para cambiarlo…

Hay varias teorías que intentan explicar el origen de esta costumbre. La más antigua se remonta al Samhain celta y tiene mucho que ver con Jack O´Lantern, el personaje del que os hablábamos ayer. Según ésta, originalmente quienes iban de casa en casa solicitando “truco o trato” eran los fantasmas que bajaban a la Tierra durante la Noche de Brujas. Entre ellos se encontraba el temido y astuto Jack, y quien no realizara con él un trato (como ya hizo el Diablo, si recordáis nuestra historia, con nefastas consecuencias) se arriesgaba a sufrir sus estragos en forma de “truco”: mala cosecha durante el año, muerte del ganado, etc.

En otros casos, se relaciona el “truco o trato” con una época muy posterior, los siglos XVI y XVII. En aquella época eran frecuentes las persecuciones de los católicos por parte de los protestantes en Inglaterra; tal era el abierto enfrentamiento entre ellos, que se produjo un intento de atentado contra el Parlamento (regido por la autoridad protestante de Jaime I), frustrado tras la confesión forzada del famoso Guy Fawkes. Este hecho dio lugar a una costumbre que se extendió entre los católicos para burlarse de los protestantes: la de ir casa por casa con máscaras paródicas, pidiendo cerveza o pasteles (“treat”), con la amenaza de un truco en caso de negárseles (“trick”).

- patrocinador -