Hemos oído muchísimo hablar (cada vez más) de la celebración del Espíritu de la Navidad… pero, ¿de qué se trata? Aquí te lo contamos.

NO se trata de las típicas películas navideñas que reúnen al espíritu de las navidades pasadas, presentes y futuras. Tampoco se trata sólo de eso que siempre comentamos: la importancia de la Navidad más allá de todo lo comercial.

SÍ, tiene que ver con el espíritu real de la Navidad. Esa sensación de solidaridad y compartir que flota en el ambiente y se renueva mágicamente cada diciembre. Pero se refiere, más específicamente, a una tradición típica de América.

En este artículo te lo contamos todo porque es una fecha que bien vale la pena celebrar.

Espíritu de la Navidad
Fuente: Unsplash

Qué es el Espíritu de la Navidad

El Espíritu de la Navidad, al igual que ocurre con la Navidad, tiene sus orígenes en una antigua tradición celta que celebraba la llegada del invierno, actualmente llamamos a esto Solsticio de Invierno, es decir, el sol estático, y que tiene lugar cada 21 de diciembre en el Hemisferio Norte.

La tradición celta que celebraba del solsticio de invierno, al igual que muchas otras incluyendo la Navidad, se ha ido transformando con el paso del tiempo hasta derivar en el Espíritu de la Navidad.

Se dice pues que el Espíritu de la Navidad baja a la tierra y visita a los hombres de buena voluntad la noche del 21 de diciembre entre las 22:00 y las 00:00 horas, y es un momento especialmente propicio para que los que creen en dicho ser, envíen sus peticiones y deseos.

El Espíritu de la Navidad, eso que viene, no es más que una especie de pensamiento colectivo relacionado con dos energías fundamentales que es muy importante recordar cada fin de año: la de dar y recibir; y la de agradecer.

Espíritu de la Navidad
Fuente: Unsplash

Otras teorías sobre el Espíritu de la Navidad

Otra teoría cuenta que hace cientos de miles de años un ser de gran belleza y bondad llegó a la tierra proveniente de un mundo muy alejado al nuestro y, por supuesto, más evolucionado; pronto se instaló en tierras nórdicas y, al ser más evolucionado, lograba hacer realidad los deseos de las personas a las que visitaba cada año (coincidiendo con el invierno) para regalarles luz y energía.

Como podemos ver, ambas teorías tienen una fuerte relación con el New Age, con el Esoterismo y Ocultismo. No es de extrañar pues, que la Iglesia Católica rechace enérgicamente cualquier actividad que tenga por objeto celebrar el Espíritu de la Navidad.

Pero, bueno, respetamos el hecho de que cada uno crea en lo que quiera y decida. Nosotros, por nuestra parte, sólo queríamos contar que esta historia existe y también es una de las múltiples maneras que hay de celebrar la Navidad en el mundo.

En Venezuela, por ejemplo, mi país de origen, esta fiesta es ampliamente celebrada. Y, en lo particular, sin ser católica, me encanta porque es una ocasión más (más allá de su origen) para agradecer, compartir buenas energías y sentarme a escribir mis deseos para el próximo año.

Espíritu de la Navidad
Fuente: Unsplash

Cómo se celebra el Espíritu de la Navidad

Suena mucho más esotérico de lo que es. A pesar de que hay una serie de rituales típicos para esta celebración, la verdad es que cada quien lo hace como quiere y puede. Desde la versión más sencilla hasta la más adornada. Hay quienes lo hacen como una gran celebración e invitan gente a casa. Pero también hay quienes prefieren prepararlo en silencio, en solitario, o en la intimidad de la familia. Todo se vale para celebrar y recibir el Espíritu de la Navidad.

Primero os dejaré algunos de los rituales más comunes y luego cada cual podrá decidir si celebrarlo o no… y cómo hacerlo:

Limpieza

Muchas personas preparan su casa o sus espacios con una profunda limpieza ese mismo día. Hay quienes lo hacen para comenzar el día; hay quienes lo hacen por la noche. El punto de este ritual es dejar la casa limpia para recibir el Espíritu de la Navidad.

Se acostumbra agregar esencias aromáticas a los productos de limpieza normales. Durante la celebración suelen encenderse también tres inciensos diferentes: puedes usar sándalo, pino, mandarina, o cualquier aroma amaderado o cítrico.

Espíritu de la Navidad
Fuente: Globovision

Velas

Muchos acostumbran encender algunas velas durante la celebración. Estas velas suelen ser de los colores típicos de la Navidad: rojo, verde, dorado, plata.

Compañía

Puedes hacerlo en grupo, con amigos; con tu familia más cercana; o en solitario. Como prefieras.

Celebración

El momento de la celebración es entre las 22:00 y la medianoche del día 21 de diciembre. También puede hacerse a la par del solsticio de invierno, que este año será a las 16:28.

El ritual

Se colocan las velas en triángulo, el incienso y la esencia sobre una mesa. Puedes agregar objetos sagrados, adornos, frutas, y cosas especiales para ti. Lo que quieras.

Encendemos las velas en el sentido de las agujas del reloj, prendemos incienso y esparcimos unas gotas de esencia alrededor. Ya que estamos, también nos untamos las manos.

Abrimos todas las ventanas de la casa para darle la bienvenida al Espíritu de la Navidad, mientras pasamos incienso por estos lugares.

Nos concentramos en silencio durante unos minutos percibiendo esa energía buena y positiva que nos trae el Espíritu de la Navidad, mientras sonamos campanas y agradecemos por todo lo recibido en el año.

Los deseos

Pedimos por ese bienestar colectivo tan anhelado. Visualizamos cosas buenas y bonitas para todos. Pensamos también en nuestros objetivos particulares, los visualizamos cumplidos.

Espíritu de la Navidad
Fuente: Yacarlí Carreño

Escribimos en papel nuestros deseos por orden de prioridad. Normalmente se va de lo general a lo particular. Lo más importante: escribe también tus agradecimientos.

Cuando ya tengas tu lista de deseos, pásalo por las llamas de las velas y el humo de los inciensos, ponle unas gotas de esencia y dobla el papel para que lo dejes toda la noche dentro del triángulo de velas.

Una vez finalizado el ritual debemos conservar este papel hasta el año siguiente. De esa manera podrás re visitarlo para revisar tu año en perspectiva.

Si el año anterior hemos realizado este mismo ritual sacamos el papel con nuestros deseos expresados entonces. Recortamos en tiras los que se han cumplido y los quemamos en la llama de las velas dando gracias mentalmente por los deseos cumplidos.

Dejamos que las velas se consuman totalmente.

Alternativas

Si no te gusta esta parafernalia o no te sientes cómodo con el tema velas, inciensos, etc., como me ha pasado a mí por años… No pasa nada. Siempre puedes apelar tu visión más personal o simplemente sentarte en soledad y -si te apetece- revisar tu año, escribir tus metas y deseos para el próximo año, y la parte más bonita para mí: agradecer todo lo bueno que tienes o te ha pasado.

Creo que es un bonito ejercicio para cerrar el año y canalizar energías para lo que viene.

Este año, de hecho, será la primera vez que realice la tradición completa en mi nuevo hogar de casada. Quizás por todo lo nuevo que estoy viviendo, me apetece recuperar esas tradiciones de mi país que me han acompañado siempre. ¿Y vosotros?