Halloween ¡Sangre Falsa!

sangre falsa para halloween

Poco a poco nos vamos aproximando al día más terrorífico del año. Nos estamos refiriendo a Halloween, una fecha marcada en el calendario donde el uso de disfraces, sangre falsa y otros elementos, son utilizados para crear personajes terroríficos con los que asustar a todo el mundo.

Halloween es una fiesta tradicional de los Estados Unidos pero que ha sabido dar el salto al resto de países de todo el mundo. Hoy en día, son muchos, los que aprovechan esta celebración para reunirse con amigos y organizar fiestas Halloween donde el disfraz es el punto más importante. Caracterizarse no siempre es fácil, más si se busca máximo realismo. Debido a esto, el maquillaje adopta una posición de mucho peso, y dentro del maquillaje, la sangre falsa en fundamental para dar aspecto de terror.

Cómo preparar sangre falsa en casa

Aunque lo más fácil es ir a una tienda de disfraces y comprar sangre falsa, creemos que es bueno que sepáis que es posible prepararla en casa de forma sencilla y económica, obteniendo un jugo muy parecido a la sangre. Esto es lo que os vamos a enseñar a preparar a continuación.

Para ello, necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 250 gr de Azúcar blanca de la que utilizamos a diario
  • Colorante rojo
  • Colorante verde

La preparación de la sangre falsa es muy fácil. Lo primero que deberemos hacer será calentar los 250 gr de azúcar en el microondas durante 15 segundos a máxima potencia. Ponerle una tapa para evitar que se manche el microondas por dentro. El resultado debería ser una masa espesa con la que poder trabajar.

También te puede interesar:
¡Decoración Halloween! Calabaza Hielera

A continuación, añadiremos colorante rojo e iremos mezclando todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Destacar aquí que a mayor cantidad de colorante, más oscura será la sangre. Por eso, lo más recomendable es ir poco a poco hasta dar con la tonalidad deseada.

Por último, añadiremos un poco de colorante verde, para después mezclar todo bien. Igual que en el caso anterior, echar poco a poco para conseguir el resultado deseado. En el caso del colorante verde, la cantidad a utilizar será mucho menor que el colorante rojo.

Una vez que tengamos todo bien mezclado, solo habrá que dejar reposar todo unos segundos, para que se enfríe la mezcla, y ya la tendremos lista para ser utilizado en cualquier parte de nuestro cuerpo.

Últimos artículos

Scroll al inicio