bolas de navidad

Es cotidiano para todos que llegada la navidad y el momento de decorar nuestro árbol navideño,  nos empeñemos en hacerlo lucir el más ornamentado, el más colorido y el más original si se puede. Pero también es cierto que los árboles aunque varían de color y tamaño, y sus ornamentos ya son muchos que pocos, siguen tradiciones de siglos en los adornos que llevan, todo tiene sentido en la decoración navideña del árbol centro de atención las fiestas de fin de año, entre ellas las bolas navideñas o esferas de cristal.

En los albores del siglo XX aún seguían usándose en el continente europeo, muchas bolas de cristal para ornamentar el árbol navideño, pero se fue dejando en desuso debido a que se dañaban pronto y salía oneroso mantener el árbol y porque las nuevas industrias pronto produjeron bolas de cristal y demás adornos para navidad en otros materiales como el plástico y más recientemente la resina. Más baratas y más duraderas sirven ya para decorar mil árboles.

Pero ¿qué significan en el árbol navideño? la historia se remonta al año de 1858 en la Francia rural, donde la sequía asolaba a las poblaciones y la navidad parecía sería muy triste además porque contra la costumbre de los árboles en pleno florecimiento, adornados de sus frutos como rojas manzanas y amarillas naranjas, lucían desprovistos de todo, faltos de belleza, lo que debía influir sin duda en el ánimo de los habitantes del pueblo de Les Vosges en el norte francés.

Un afanado soplador de vidrio del lugar, decidió que no había necesidad de verse en medio de la sequía con además un triste árbol así que se decidió a soplar algunas bolas navideñas de cristal, claro que por entonces lo de “navideñas” no existía, porque era la primera vez que se hacían, y aquel soplador de Goetzenbruck comenzó una tradición adornando los árboles de la zona con bolas de cristal, que como hemos dicho dura hasta hoy aunque las esferas no sean más de cristal.