Según un estudio, las pasadas Navidades, entre todos los españoles enviamos unos 300 millones de SMS por movil, de los cuales 15 millones llegaron a su destinatario tarde. Con estos datos nos podemos hacer una idea de los límites de capacidad de la red española de móvil.

En total se estima que un 5 % de los mensajes enviados, fue recibido por el destinatario con un retraso grave o muy grave. Entre los días 24 y 2 de enero fue cuando se detectó esos problemas con la entrega de los mensajes, hecho que todos las personas hemos sufrido.

Muchos mensajes llegaron hasta con 24 horas de retraso, y raro es el caso de quien no ha recibido algunos mensajes repetidos, ya que el emisor pulsaba la tecla de envio de forma reiterada hasta que el mensaje conseguía entrar en un canal de envío.

Pero esta saturación no es nueva, ya que es común que ocurra esto todas las Navidades. De hecho fuentes de Telefónica explican que entre las 12 y la 1 de la Noche Vieja, el tráfico de SMS se multiplicó por 400 en relación a un día corriente.

Se supone que en momentos de picos que haya en la red, como en Navidad, se podrá redimensionar las redes para poder absorver ese volumen que se necesita en ese momento. Según responsables en el sector, esta opción es posible, pero entonces porque no lo hacen.

Si con el tema de los SMS dan problemas cuando hay mucha carga, pensar que puede ocurrir cuando mucha gente a la vez intente visualizar un video mediante su móvil, ya que el ancho de banda que necesita un SMS es mucho menor que el que necesitaría un video o una canción.