Navidades en el mundo: Filipinas

- patrocinador -

De entre todos los países que celebran con entusiasmo la Navidad, podría decirse que Filipinas se lleva la palma. Si nuestras festividades cada vez parecen empezar antes, a juzgar por el momento en que comienzan a adornarse las calles de nuestras ciudades, no es nada comparado con lo que sucede en dicho país, donde la Navidad comienza… ¡en septiembre! Todos los meses con la terminación –bre son navideños; la celebración termina el primer domingo de enero, más o menos al mismo tiempo que la nuestra.

La tradición cristiana es muy fuerte en Filipinas, aunque las tradiciones antiguas del solsticio de invierno se mezclan con las religiosas. El nombre de la Navidad, en idioma filipino, es Pasko. A partir del 16 de diciembre se celebra una misa del gallo durante nueve días, a las que suelen acudir mucha gente, jóvenes y mayores. En las propias iglesias se elaboran y se entregan a los fieles unos postres de arroz tradicionales, los bibingka, que se comen después de la misa.

Durante la Nochebuena, se recuerda el episodio de la Biblia en el que San José y la Virgen María, estando ésta casi de parto, intentaron infructuosamente encontrar hospedaje. Una pareja se viste como ellos y recorre las calles llamando a algunas casas; la tradición indica que sus ocupantes deben negarles el asilo. Finalmente, el matrimonio recala en la iglesia, fin de la peregrinación, que simboliza el pesebre donde nació Jesús.

Al igual que sucede en Occidente, los villancicos son una parte fundamental de la época navideña en Filipinas. Grupos de personas van de casa en casa cantándolos, y como agradecimiento se les entregan una bebida caliente de jengibre, llamada salabat, y galletas de arroz (los kakanin).

- patrocinador -

En cuanto a la decoración, además del árbol, el portal y demás motivos, es habitual encontrar en las ventanas una pequeña lámpara,  cuya luz simboliza la de la estrella que guió a los Reyes Magos hasta Belén.

- patrocinador -