¿Quieres recitar y escribir poesías cortas para Navidad?

- patrocinador -

Las poesías navideñas se han convertido en protagonistas de las comidas y cenas familiares y laborales en los últimos años, especialmente poesías cortas para Navidad con tono divertido.

Papá Noél con un árbol de Navidad en la mano
Fuente: Andrés Nieto

La Navidad es la época favorita de los niños y de muchos adultos, unos días de fiesta en los que casi todo el mundo está alegre y se afrontan con mucha ilusión. Hay ilusión por los regalos, por las reuniones familiares, por empezar un nuevo año… No cabe duda de que las fechas navideñas son las más especiales del año, te gusten o no.

Al estar los más pequeños de vacaciones hay que buscar actividades con las que se puedan entretener, a poder ser que estén relacionadas con las fiestas ya que así estarán más motivados. Las poesías cortas para Navidad o poemas navideños son perfectos para esto, y los peques se los pueden aprender para recitar en la comida familiar.

Autores navideños

arbol de navidad con un lazo rojo
Fuente: picjumbo

Grandes autores de la literatura y los cuentos escribieron en algún momento de su carrera poemas navideños, como la madrileña Gloria Fuertes, que tiene varios y miles de niños los recitan cada Navidad. Lo bueno de estos poemas es que no importa el tiempo que pase, siempre serán un referente y será un placer poder recitarlos y escucharlos.

Poesía de Navidad

Del lejano Oriente
vienen tres camellos:
Melchor y Gaspar
van en los primeros;
detrás Baltasar
en el más pequeño.

Uno trae juguetes;
otro caramelos
y el más chiquito
sólo lleva sueños.

- patrocinador -

Hasta un pobre establo
les llevó un lucero
y allí, en un pesebre,
al niño Dios vieron.

Melchor le da un tren;
Gaspar, caramelos,
y el buen Baltasar
le entrega sus sueños.

Y el Niño sonríe
y, dando un bostezo,
se pone a soñar
con dulces y juegos.

Los Tres Reyes

La estrella está brillando,
Ya llega la Navidad,
Los Reyes van llegando
Y nos traen felicidad.

Llegan del lejano Oriente
Para ver al niño dios.
Le dan un beso en la frente
Y luego le dicen adiós.

El Villancico del Niño Dormilón

No te duermas, Hijo,
que están los pastores.
Ellos te traen quesos,
ellos te traen flores.

Hijo, no te duermas,
que vienen los Magos.
Melchor, si le vieras,
los ojos muy largos,
Baltasar muy negros
y Gaspar muy claros.

Hijo, no te duermas
que nace mi llanto.
No cierres los ojos,
que te está mirando
un pastor sin madre
que vino descalzo
a ofrecerte un cuenco.

Cuenco de sus manos
lleno de azulinas
de las de tus campos.
¡Hijo, no te duermas,
que te están rezando!

bengala encendida en Navidad
Fuente: picjumbo

El Camello Cojito

El camello se pinchó
con un cardo del camino
y el mecánico Melchor
le dio vino.
Baltasar
fue a repostar
más allá del quinto pino…
e intranquilo el gran Melchor
consultaba su ‘Longinos’.

– ¡No llegamos,
no llegamos y el Santo Parto ha venido!
-son las doce y tres minutos
y tres Reyes se han perdido-.

El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va espeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar
Melchor le dijo al oído:
– Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay qué tristeza tan grande
en su belfo y en su tipo!

Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empuja al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos-
los tres Reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.

– No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero -repitió el Niño.

A pie vuelven los tres Reyes
cabizbajos y afligidos.

Mientras el camello echado
le hace cosquillas al Niño.

A las Doce de la Noche

A las doce de la noche
todos los gallos cantaron
y en su canto anunciaron
que el niño Jesús nació.

A las doce de la noche
un gallo me despertó
con su canto tan alegre
diciendo Cristo nació.

¿Cómo escribir un poema navideño?

No cabe duda que la actividad más original en lo que a poemas navideños se refiere es que el niño los escriba, contando sus propias historias y lo que es para él la Navidad. Escribir poesías, cuentos o historias de Navidad es fantástico porque ayuda a desarrollar la imaginación y fomenta el amor por la lectura, así que una buena forma de motivar al peque en las vacaciones navideñas es hacer que escriba alguna poesía. Lo mismo sucede con los adultos, no es una actividad estrictamente infantil.

niña escribiendo un poema en Navidad
Fuente: Picjumbo

Si quieres escribir tu propio poema y dedicárselo a un ser querido, lo primero que tienes que hacer es pensar en lo que sientes por esa persona, especialmente en los recuerdos navideños que tenéis en común. Puedes centrar tu poema en la primera Navidad juntos, cómo envolvéis/abrís los regalos, los nervios de esos días, qué esperas del nuevo año estando a su lado… Son muchas cosas en las que te puedes inspirar, y dependiendo de la relación que tengas con esa persona podrás utilizar una temática u otra.

Como ves, para deleitar a tu familia y amigos con poesías navideñas no es necesario aprenderse una de varias páginas ni tener un talento especial para la escritura. Con cariño y amor puedes hacer algo muy especial. ¿Te animas a escribir un poema o prefieres leer uno ya escrito?

- patrocinador -