Solomillo Wellington: historia, tradición y una receta ideal para navidad

El solomillo Wellington es más que una mera receta: es un viaje culinario que une historia, sabor y tradición. Su elegante presentación y el contraste de texturas lo convierten en un plato emblemático, particularmente apreciado en ocasiones especiales, como la Navidad.

¿Qué es el Solomillo Wellington?

Se trata de un plato que tiene como protagonista al solomillo de ternera. Este corte de carne se cubre con un paté (comúnmente de foie gras) y duxelle, una mezcla picada de champiñones, cebollas, ajo y hierbas. Posteriormente, todo se envuelve cuidadosamente en una lámina de hojaldre y se hornea hasta que el exterior alcance un dorado crujiente.

Historia del Solomillo Wellington

Aunque el origen exacto del nombre es objeto de debate, la teoría más popular vincula el plato con el primer duque de Wellington, Arthur Wellesley. Wellesley es célebre por su victoria sobre Napoleón Bonaparte en la Batalla de Waterloo en 1815. Se dice que su predilección por un filete de ternera cubierto de foie gras y champiñones, todo envuelto en masa, dio origen al nombre. Sin embargo, carecemos de evidencia documental que confirme esta historia. Lo que sí es innegable es que este plato ha capturado la imaginación de generaciones y ha perdurado como una de las preparaciones más sofisticadas de la gastronomía.

También te puede interesar:
9 recetas fáciles y deliciosas para tu cena navideña

Receta de Navidad de Solomillo Wellington para 4 Personas

Ingredientes:

  1. 1 solomillo de ternera (aproximadamente 800 gramos)
  2. Sal y pimienta al gusto
  3. Aceite de oliva para dorar
  4. 1 lámina de hojaldre
  5. 200 gramos de champiñones
  6. 1 cebolla pequeña
  7. 100 gramos de foie gras o paté de tu elección
  8. 2 cucharadas de mostaza Dijon
  9. 1 huevo (para pincelar)

Instrucciones:

  1. Dorar el solomillo: Salpimentar y dorar en una sartén con aceite caliente por todos lados. Reservar y dejar enfriar. Luego, untar con la mostaza.
  2. Preparar la duxelle: Triturar los champiñones y la cebolla en un procesador. Sofreír en la sartén hasta que se haya evaporado toda la humedad. Dejar enfriar.
  3. Montaje: Extender la lámina de hojaldre. Colocar una capa de duxelle, encima el paté y finalmente el solomillo. Envolver y sellar bien los bordes.
  4. Hornear: Pincelar con huevo batido. Hornear en horno precalentado a 200°C durante unos 25-30 minutos o hasta que el hojaldre esté dorado.
  5. Reposo y servicio: Dejar reposar 10 minutos antes de cortar. Servir en rodajas.

Este Navidad, el solomillo Wellington puede ser el protagonista de tu mesa, deleitando a tus invitados con su rica historia y sabor inigualable. ¡Felices fiestas!

La receta ideal en vídeo de Recetas de Rechupete

Últimos artículos

Scroll al inicio