La historia de la Navidad cuenta que el 25 de diciembre se conmemora el nacimiento de Jesucristo en la ciudad de Belén. Esta fecha se desprende de los evangelios de San Mateo y San Lucas, dos de los apóstoles que acompañaron a Jesús durante su prédica.

En el año eclesiástico, la fiesta de Navidad es la más importante después de la Pascua de Resurrección, por eso la historia de la Navidad es tan importante para todos aquellos que creen en la figura de Jesucristo.

Fuente:  Wikimedia
Fuente: Wikimedia

Las fechas y los evangelios

Los evangelios no mencionan fechas, por eso no se sabe de forma certera si Jesús nació ese día o no. De hecho, la historia de la Navidad nos cuenta que no fue hasta el año 345 en que, por la influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno, se estableció el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús.

La historia de la Navidad también está íntimamente relacionada con otras festividades paganas, por ejemplo el Saturnal romano del 19 de diciembre, en honor a Saturno, dios de la Agricultura, y la fiesta de Yule, celebrada en el norte de Europa. Esta última era una fiesta donde se quemaban grandes troncos con ramas y cintas en honor a los dioses, buscando conseguir un brillo con más fuerza para las próximas cosechas.

La historia de la Navidad luego sigue expandiéndose hasta incluir figuras como la de Papá Noel (Santa Claus), una invención estadounidense de años recientes, pero cuyos orígenes se pueden rastrear en una antigua leyenda que combina a San Nicolás y al espíritu de la Navidad.

Hoy en día la celebración de la Navidad incluye fuegos artificiales, comida, regalos y celebración en familia. Si bien existen culturas donde se sigue respetando mayormente el aspecto religioso, la fiesta ha pasado a convertirse en un festejo para toda la familia con regalos y buena compañía.