Los peores regalos de Navidad, cómo un regalo se vuelve malo

- patrocinador -

Hay quienes dicen que no se deben juzgar los regalos, sino la intención. Es cierto, se supone que nuestros seres queridos nos regalan aquellos que pueden y quieren, y siempre lo primero que hemos de evaluar es la intención. Sin embargo, también hay familiares que disfrutan hacernos bromas o les gusta ver ofuscado al otro, y quizás con alguno de estos regalos horribles logren su cometido.

 

Desde Navidad.es te contamos cuáles son algunos de los peores regalos de Navidad que te pueden tocar. Ya sea porque son diseños feo o porque su significado es un insulto o una broma, estos regalos figuran entre los peores, aquellos que no deberías regalar a nadie que te caiga bien, a menos que sea para hacer una broma.

Fuente: Invictus Games
Fuente: Invictus Games

El regalo de la suegra

Un libro de recetas puede ser un regalo excelente. Es una manera de abrir nuestra mente a un mundo de nuevos saberes culinarios, pero si además incluye un cupón a un curso de tareas domésticas, y te lo da tu suegra, lamento decirte que está implicando que no tienes idea de cómo mantener ordenada la casa. Es uno de los peores regalos de Navidad para hacerle a una nuera o un yerno.

El regalo que decepciona

Llega la Navidad, estás esperando ansiosamente que llegue la hora de abrir tus regalos, y al hacerlo encuentras algo totalmente diferente a lo que esperabas. Quizás eres aficionado al baseball y recibes un telescopio en vez de un bate. Suele suceder, presta atención porque quizás tus padres deseaban un telescopio desde hace años. ¿Los peores regalos de Navidad son aquellos que decepcionan o simplemente aquellos que en su diseño presentan detalles poco elegantes?

El exceso

- patrocinador -

Los peores regalos de Navidad también pueden serlo por una cuestión de exceso. Quizás te gusta un diseño, un símbolo o un tipo de perro, pero al recibir decenas de regalos con dicho diseño terminas odiando el regalo. Así le sucedió a una amiga que amaba las pirámides, pero de repente sus tías y primos le empezaron a regalar platos, marcos, libros, llaveros y todo tipo de accesorios con pirámides, hoy ya no disfruta tanto de las pirámides.

- patrocinador -