Si os preguntasen el elemento más representativo de la festividad de Halloween, la mayoría de vosotros diríais que la calabaza. Sin duda es el gran protagonista de esta fiesta y la gente no duda en utilizarlas para decorar sus hogares y darle un toque más tenebroso.

Las calabazas son utilizadas por los más pequeños cuando salen puerta por puerta a pedir dulces a las personas pero también forman parte de los disfraces, decoración, juguetes o dulces que se utilizan durante ese día, y siempre con su eterna sonrisa burlona e inquietante.

Ahora bien, ¿te has preguntado alguna vez cuándo surgió este icono en nuestra cultura popular?

Origen Irlandés de la calabaza

Aunque la mayoría de las personas piensan que la celebración de Halloween es propia de los Estados Unidos, la verdad es que su origen es irlandés, aunque ya está integrada en muchos otros países de medio mundo, entre ellos España.

Cada año que pasa aumenta su popularidad, y niños y adultos no pueden resistirse a participar de esta fiesta donde los sustos y las risas van de la mano. Disfraces de brujas, maquillajes sanguinarios y, sobre todo, calabazas, son los elementos principales que se convierten en protagonistas cada 31 de octubre.

Leyenda de la calabaza y Jack O’Lantern

El uso de la calabaza en Halloween viene de una antigua leyenda irlandesa. Esta leyenda cuenta la historia de Jack O’Lantern, un irlandés que tenía muy mala reputación debido a su afición al alcohol, su tacañería y su egoísmo.

Un día, este personaje tuvo un encuentro con el mismísimo Diablo la noche del día 31 de octubre. Jack fue capaz de engañar al Diablo utilizando toda su argucia. Le convenció para que se subiera a un manzano y una vez subido, plantó crucifijos a su alrededor para que no pudiera bajar de él.

También te puede interesar:
Ritos para atraer el dinero en Nochevieja

Pasados 10 años, el Diablo no conseguía escapar, y al final tuvo que hacer un pacto con Jack. Nunca se llevaría su alma si a cambio le liberaba de su prisión. El irlandés aceptó el trato y retiró los crucifijos para que el Diablo pudiera bajar.

Cuando el hombre murió, no pudo entrar en el Cielo por su larga lista de acciones malvadas, como era de esperar… pero tampoco fue admitido en el Infierno, ya que el Diablo se la tenía jurada. Así pues, se vio obligado a errar durante toda la eternidad en las tinieblas suspendidas entre un lugar y otro.

El único método que halló para iluminar su camino fue un carbón que el Diablo le había arrojado a la cabeza cuando había intentado entrar en el Infierno… Jack colocó ese carbón en el interior de un nabo que le serviría como soporte para iluminarse.

¿Por qué entonces la calabaza?

Cuando los inmigrantes irlandeses llegaron a los Estados Unidos, esta celebración adquirió una gran importancia, convirtiéndose en una gran tradición. El problema que se encontraron es que al no haber una plantación de nabos, tuvieron que elegir otro producto alternativo, siendo la calabaza la elegida ya que sí que había un exceso de este producto.

Desde ese momento, se vienen tallando rostros terroríficos en las calabazas, tanto por los más pequeños de la casa como por los adultos. Una vez talladas, eran colocadas en las ventanas de los hogares para ahuyentar al Diablo.

Consejos para hacer una calabaza de Halloween

Ahora que conocéis su historia, quizás os haya entrado ganas de diseñar vuestra propia calabaza para celebrar este día. Si es así, seguir leyendo porque os vamos a dejar algunos consejos para que todo este proceso sea más fácil.

También te puede interesar:
Halloween: Plantillas para decorar

Lo primero de todo será contar con los materiales necesarios para su elaboración. A la ya conocida calabaza, habría que añadir:

  • Cuchara para vaciar la calabaza
  • Cuchillo u otra herramienta para realizar los cortes
  • Rotulador para diseñar la calabaza

Lo primero de todo será vaciar el interior de la calabaza. Para ello podemos hacer un corte en su parte superior, o bien bajar un poco más hacia abajo para tener más espacio para limpiarla.

Una vez que esté abierta, deberemos utilizar la cuchara para vaciar todo el interior de la misma, intentando que quede lo más limpia posible. Todo ese producto que retiréis, no hace falta que lo tiréis a la basura. Si os gusta cocinar, lo podéis utilizar para elaborar alguna de las muchas recetas que se puede hacer para este día.

Limpiada la calabaza, con la ayuda del rotulador dibujaremos la forma de las distintas partes de la cara de la calabaza. Aquí podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación para hacerla lo más terrorífica posible.

El siguiente paso, será quitar el contorno de la cara que hayamos realizado. Para finalizar, ciérrala con el trozo que hemos cortado al principio. Si quieres puedes colocar una vela en su interior para que se ilumine su rostro.

¿Qué os ha parecido la historia de la calabaza de Halloween? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!