Cuidados de la flor de Pascua

flor de Pascua

Una de las plantas típicas de la Navidad, que ya se ve en muchas floristerías y también en supermercados, es la flor de Navidad. Conocida también como Pascuelo, o flor de Pascua, llama la atención por el rojo de sus hojas, que se vuelven de este color en el otoño (normalmente es verde).

Pero, ¿qué sabes de la flor de Pascua? ¿Eres de los que la cuida y te dura todo el año? ¿Quieres saber cómo conseguirlo y tener un jardín lleno de flores de Navidad? Pues presta atención porque te lo vamos a contar todo a continuación.

Cómo es la flor de Pascua

Flor de Pascua
Cuidados de la flor de Pascua 5

La flor de Pascua, de nombre científico Euphorbia pulcherrima, es en realidad un arbusto. Es de hoja perenne, lo que quiere decir que durante todo el año tendrá hojas y, si lo cuidas muy, muy bien, puede crecer hasta los dos metros.

En realidad, no es una planta de interior, aunque sí le gusta una temperatura constante y cálida. Por eso, en el sur de España es preferible tenerlo fuera de casa (cuidándolo de las heladas) y en el norte es mejor tenerlo dentro de casa.

Lo más llamativo de esta planta son sus hojas, que son verdes fuerte. Sin embargo, en el otoño aproximadamente, estas empiezan a volverse de un color rojo que contrasta con el verde, de ahí que siempre se haya dicho que son las flores de la Navidad. En la actualidad, ya no solo hay flor de Pascua roja, sino que también puede ser rosa, blanca, etc.

También te puede interesar:
La Poinsettia: la flor de Nochebuena

Cómo cuidar la flor de Pascua

Cómo cuidar la flor de Pascua
Cuidados de la flor de Pascua 6

Ahora que sabes lo básico sobre la flor de Pascua, es el momento de conocer cuáles son las necesidades y qué cuidados tienes que darle para que se mantenga durante todo el año sana y, cuando llegue el otoño, las hojas se le vuelvan rojas (o de otro color).

Ubicación

Como te hemos dicho antes, la flor de Navidad es una planta a la que le gusta el exterior, pero si la temperatura no acompaña, entonces tenemos un problema. Por eso, si el clima es cálido, lo mejor es dejarla fuera de casa. Si es frío, métela dentro.

Hay que ponerla en un lugar iluminado, pero nunca que le dé el sol directamente.

Temperatura

Como sabemos que eso de clima templado o frío no siempre es así, la temperatura en la que una flor de Pascua está bien es a unos 22 grados. Eso sí, de noche hay que bajarla a unos 16. Así que si fuera de casa puedes proporcionarle esa temperatura, déjala ahí. Y si no es así, mejor dentro porque, si varían muchos los grados, la planta empieza a sufrir.

Riego

La flor de Pascua es una planta a la que le gusta el agua, pero no demasiado. Así que es mejor quedarse corto que regar de manera abundante. Y es que si te pasas con el regado, sufre mucho, hasta el punto de que se muere.

Se recomienda regarla por inmersión, es decir, coger un barreño, llenarlo de agua y meter dentro la maceta para que la cubra (hasta el tallo, no más allá). Dejarla unos 15 minutos y que escurra.

Abono

Pues sí, además muy necesario. Es importante abonar con fertilizante líquido y hacerlo cada dos semanas. Si así no puedes (por ejemplo porque el riego es más escaso por la zona en la que vives), lo mejor entonces es el abono en clavos, que lo hay específico de las Poinsettias, y que ayuda también a la coloración porque contiene hierro (y es este elemento el que ayuda a que se ponga de ese color).

También te puede interesar:
Dos ideas originales para decorar en Navidad

Plagas y enfermedades

Antes te hemos comentado que uno de los problemas habituales de la flor es que el agua puede matarla. Y es así, un riego en exceso provoca que las raíces se pudran.

Pero, además, le afectan plagas como las infecciones de virus fitopatógenos, el pulgón, etc.

Dónde comprar

Para finalizar, queremos hablarte de dónde comprar las flores de Pascua. Es habitual que en muchos supermercados temporales traigan este tipo de plantas antes de las fiestas navideñas. Y está bien comprarlas allí, pero hay que tener en cuenta que no vienen en las mejores condiciones.

Primero, tienes que escoger un ejemplar que se vea sano, que no tenga ninguna rama partida, que no se vea con pocas hojas, etc.

Intenta ver que la tierra está bien, ni muy húmeda ni muy seca. Sabemos que la mayoría han sido trasplantadas en cuestión de días, por lo que es normal que se salga de la maceta. Por eso se recomienda que, nada más comprarla, la pongas tú en una maceta un poco más grande y la rellenes con tierra buena. Así evitarás que esta pueda venir con gusanos u otros animales que acaben con las raíces de la planta.

Como ves, tener esta flor en casa es muy fácil, pero lograr que sobreviva y que te dure un año o más no. Por eso, si sigues estos cuidados, puedes tener una mayor probabilidad de conseguirlo. ¿Te imaginas tener un jardín y al año siguiente que todo esté rojo para recibir la Navidad?

Ir arriba