Una vez terminado el verano, va siendo hora de que nos centremos en organizar la Navidad que está a la vuelta de la esquina. Aunque queden varios meses aún, el tiempo pasa muy deprisa y al final siempre termina pillándonos el toro. Son fechas en las que la decoración y los regalos adquieren una gran importancia. De ahí que nunca es tarde para empezar a buscar ideas. Entre todos estos regalos, uno que hace mucha ilusión a los trabajadores son las cestas de Navidad que vienen con productos típicos de esta época como los turrones, los mantecados, la sidra o el cava. Opciones hay muchas, pero hoy queremos hablaros de las cestas navideñas que preparan en la Fundación Ilersis con las que se busca la integración laboral de personas con discapacidad.

Inserción social y laboral de personas con algún tipo de discapacidad intelectual

Cuando hablamos de cestas de Navidad, todo el mundo solo se fija en los productos que traen esos lotes, buscando que sean de la mejor calidad posibles de primeras marcas. Esto es algo que tienen en común todas las empresas que se dedican a este sector, pero también podemos encontrar otras que le aportan un toque más humanitario.

Cestas navideñas que integran personas

Las cestas navideñas de la Fundación Ilersis destacan por ser elaboradas por personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental. En el taller de esta fundación, las personas se centran en el trabajo del “packaging”, algo muy importante en el comercio actual. Para ello, utilizan diferentes tipos de materiales, como el cartón o la madera, dándole formas originales y diferentes.

Además de participar en todo este proceso del packaging, los trabajadores del Centro Especial de Trabajo también dedican su tiempo a la elaboración de los diferentes lotes que ofrecen en su catálogo de cestas de Navidad, además de intervenir en el proceso de venta e incluso del reparto de las mismas a los clientes.

Cestas con productos de proximidad

La Fundación Ilersis ofrece para esta Navidad 2017-2018 un amplio catálogo de cestas, un listado pensado para todo tipo de público y bolsillo, aunque todos bajo un denominador común: la utilización de productos de proximidad.

Todos los artículos que forman parte de cada uno de estos lotes, corresponden a productos de proximidad que elaboran turrones, mermeladas, vinos, cavas, embutidos y demás productos que suelen formar parte de este tipo de cestas.

Como hemos comentado anteriormente, el catálogo es muy amplio y ha sido pensado para que todo el mundo pueda recibir una de estas cestas navideñas preparadas por personas que corren el riesgo de exclusión social y laboral.

Ser solidario en navidad no tiene por qué ser caro

Los lotes van desde el más económico con un precio de 6,80 € y corresponde a una botella de aceite de oliva virgen extra que está presentada en una bonita caja de madera hecha totalmente a mano en el taller de la Fundación Ilersis, hasta la más cara con un precio de 389 € y que tiene un jamón de bellota ibérico de 7 kg además de otros productos. Lo mejor es que visitéis su catálogo para que conozcáis todos los lotes que han preparado.

Si sois propietarios de una empresa y queréis que vuestros trabajadores reciban una gran cesta navideña, no lo dudéis y apostar por lo lotes que preparan desde la Fundación Ilersis. Seguro que tus empleados te lo agradecerán y tú estarás aportando tu granito de arena para dar trabajo al colectivo de trabajadores con discapacidad.