Sara Fernández, empleada del Bar Arco Iris de Carballo, en la provincia de A Coruña, ha pasado de la noche a la mañana de la alegría a la tristeza.

Esta empleada ha denunciado a la guardia civil el robo del décimo que jugaba con el número del gordo que salió en el pasado sorteo de la Lotería Nacional. La supuesta sustración se produjo durante la celebración del premio en el local. Según la denunciante, el décimo fue sustraido del bote donde lo había guardado.

Este bar ha repartido en total 60 décimo del número. Fernández explicó que sobre el mediodía del sábado acudió al bar después de que le comunicaran que el número al que jugaban había resultado agraciado.

Cuando Sara llegó al local, se unió a la fiesta que tenían ahí montada todo el mundo y donde el champán corría por todas partes. Entre tanta fiesta, mucha gente había detrás de la barra, como si fuera una barra libre donde cada uno se servía lo que quería. Con tanto lío alguien tuvo que coger el décimo, es lo que dice ella. Cuando fue a coger el decimo del bote, se encontró con la gran sorpresa.

Ella ha denunciado el supuesto robo, y la investigación tendrá que esperar ahora a que se haga el cobro de todos los décimos vendidos por el bar, para poder aclarecer cual de ellos fue el sustraído.