Natural de…
Se encontraban dos argentinos hablando y uno le dice a otro:
– Fíjate che, como es cierto que Dios es muy humilde, según dicen las Escrituras: nació en Belén, pudiendo haberlo hecho en Buenos Aires.

De lógica
– ¿Sabes cómo se llaman los habitantes de Belén?
– Mmmmm…. ¿Belencianos?
– No. Figuritas.


La puta vida

Dos prostitutas en una esquina en plenas fiestas navideñas.
– Oye, Manoli, ¿tú qué le pides a los Reyes Magos?
– Yo, diez mil. Como a todos.

Dos rubias
Dos rubias se van al bosque a busca un pino para Navidad. Después de dos horas de búsqueda, una le dice a la otra :
– Bueno, ya es suficiente! El próximo pino que veamos lo cogemos, tenga o no tenga bolas de Navidad!

Una muchacha se va a confesar:
– Padre he venido a confesarme… pero» dice la muchacha con gesto de asco «… aqui huele a alcohol!!!».
El cura, que tiene problemas con la bebida y se ha estado bebiendo el vino de misa, dice «Es tu imaginación hija. Cuentáme tus pecados».
La joven le dice: «Padre, la otra noche, en navidad, vino a visitarme Papa Noel, y lo he visto tan cansado, que me apené y me acosté con él» y se interrumpe para decir «… oiga, será mi imaginación pero sigo oliendo a alcohol!».
«Continua hija, tus pecados son más importantes».
«Bueno, Padre», dice la muchacha desconfiando, «Papá Noel ha venido con un ayudante, que también estaba cansado el pobre, y me apené, y me acosté también con él… oiga, ¿pero ha estado bebiendo? Huele mucho a alcohol». El padre le dice: «no hagas caso de eso, es tu imaginación. Mejor continua».
Ella sigue: «padre, como le venía diciendo, he visto a los renos, tan cansados, que me apené y me acosté con ellos y… pero padre, !aqui huele a vino!»
El cura disgustado le replica: «mira hija, aquí hace rato que huele a puta y no he dicho nada».

También te puede interesar:
Lana para tus regalos